Las faltas de Messi vuelven a salvar al Barça

El Barcelona venció al Athletic con los goles del tridente; Saborit dio vida a los suyos con el 2-1 pero Messi contestó con un tanto de falta

El delantero argentino del F. C. Barcelona, Leo Messi (2d), golpea el balón ante la barrera del Athletic de Bilbao, consiguiendo el tercer gol del equipo blaugrana. / ()

Messi volvió a salvar al Barcelona con un nuevo gol de falta. El equipo catalán se mantuvo cómodo hasta el gol de Saborit que reavivó la eliminatoria que parecía solventada con los goles de Suárez y Neymar. Sin embargo, los de Luis Enrique no decayeron y confirmaron su pase a cuartos de Copa del Rey con un 3-1.

ficha técnica

3 - Barcelona: Cillessen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rafinha (Rakitic, min.80), Iniesta (Arda, min.89); Messi, Suárez y Neymar (Denis Suárez, min.87).

1 - Athletic Club: Iraizoz; Bóveda, Etxeita (Elustondo, min.29), Laporte, Balenziaga; Beñat, San José, Williams, Eraso, Saborit (Susaeta, min.79); y Sabin Merino (Aduriz, min.46).

Goles: 1-0: Luis Suárez, min.35. 2-0: Neymar (p.), min.48. 2-1: Saborit, min.51. 3-1: Messi, min.79 Árbitro: Gil Manzano (Comité extremeño). Mostró tarjeta amarilla a Etxeita (min.28), Umtiti (min.30), Laporte (min.40), Elustondo (min.73), Beñat (min.76) y Williams (min.90).

Incidencias: Partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en el Camp Nou ante 71.455 espectadores.

Cillessen en la portería blaugrana y las suplencias de Rakitic y Aduriz eran las principales novedades del mejor duelo copero de la jornada. Luis Enrique volvía a sentar al croata y dio total confianza a Rafinha en una medular completada por Iniesta y Busquets. El resto del plantel era el esperado salvo la integración del guardameta holandés que volvía a tener una oportunidad en el Camp Nou en un partido en el que los de la Ciudad Condal necesitaban ganar tras la derrota en San Mamés (2-1). Por su parte, Ernesto Valverde descolocó con la ausencia de su ariete Aduriz, quizás buscando una presión alta que tanto funcionó en San Mamés y que últimamente condiciona el juego de los catalanes.

El ‘Txingurri’ colocó a Williams como referencia atacante y en los primeros compases explotó su velocidad en las inmediaciones del área azulgrana. No obstante, el ‘11’ rojiblanco desbordó sin acierto. El principal punto de mira donde los leones incrementaron la presión ofensiva fue la banda derecha defendida por Jordi Alba y por ahí se ‘colaron’ las primeras ocasiones del Athletic.

Neymar celebra su tanto. / David Ramos (Getty Images)

El Barça, serio y correcto en defensa, contestó tímidamente, exactamente por la banda tan vigilada por los visitantes. Las arrancadas de Jordi Alba se convirtieron en el principal puñal ofensivo pero sin el acierto necesario. Cierto es que los jugadores de Luis Enrique aparentaban mayor exaltación, pero de cara a portería la estadística reflejaba que en el minuto veinte el Barça no había realizado ningún disparo entre los tres palos.

La MSN se enchufó

El tridente del Barça comenzó a calentar con el paso de los minutos y en el ecuador de la primera parte llegó la primera ocasión clara, y polémica, de gol. Neymar pasó a Luis Suárez y éste anotó aunque el tanto no subió al marcador ya que el línea de Gil Manzano indicó fuera de juego. El engranaje de la MSN era óptimo cuando Messi afinó la puntería con su temido lanzamiento de falta, sin embargo, el tiro libre no acabó en gol como ocurrió en la ida de la eliminatoria y ante el Villarreal.

La asociación culminó en el minuto 36 con el ansiado gol del Barcelona. Luis Suárez voleó a la red, imposible para la estirada de Iraizoz, e hizo el primero de la noche. Messi volvió a vestirse de centrocampista, asistió a Neymar que centró desde la banda izquierda para el posterior remate del uruguayo. De esta manera Suárez se hacía centenario con su gol cien con la camiseta azulgrana.

La comodidad de la que gozó el Athletic en la primera media hora se traspasó a los poderes del Barcelona. Iniesta, más liberado, se conectó y provocó que Messi reactivase el mecanismo ofensivo. Además, antes del descanso, el argentino saboreó otro lanzamiento de falta pero su remate acabó por encima del larguero.

A la vuelta del vestuario, Valverde dio entrada a Aduriz pero su cambió se truncó a los pocos segundos cuando Bóveda derribó dentro del área a Neymar. El propio brasileño transformó la pena máxima que daba la tranquilidad al Camp Nou. Reposo que se diluyó en uno minutos.

Susto y reacción

En medio de la euforia el Athletic sacó la cabeza, justo cuando los de Luis Enrique se vieron en los cuartos. Los leones empataron la eliminatoria con un cabezazo de Saborit tras un centro de Elustondo desde el perfil diestro. El centrocampista ganó a Sergi Roberto en altura y convirtió el primer remate vasco a portería en gol.

El Barcelona se resquebrajo y eso le costó perder tiempo para crear una nueva ofensiva. Luis Suárez, Jordi Alba y Neymar lo intentaron pero Iraizoz se mostró fuerte bajo palos. La oportunidad más clara fue para el uruguayo pero su ‘chut’ cogió efecto y acabó cerca del poste izquierdo del guardameta pero, poco a poco, el gol volvía a estar más cerca de local que del visitante.

Y a la tercera va la vencida. Una falta al borde del área y Messi mirando a la portería indicaba un mal presagio para el Athletic de Bilbao. El argentino lanzó al palo contrario a lo que la lógica exige y convirtió el tercer tanto. Su zurdazo besó la cepa del poste mientras Iraizoz, desde el palo contrario, veía como la eliminatoria se iba del lado del Barcelona. Espectacular lo del '10' que lleva tres goles de falta en tres partidos consecutivos.

Neymar buscó el cuarto con una jugada de fantasía pero esta vez el palo no fue tan benévolo y mandó el esférico fuera. Luis Suárez también lo tuvo en sus botas tras regatear al portero del Athletic pero su control acabó traspasando la línea de gol.

Sin embargo, Luis Enrique, temeroso de cualquier llegada rival, comenzó a dar entrada a jugadores en el centro del campo (Arda, Denis Suárez y Rakitic). El Athletic peleó los últimos segundos pero no llegó a portería. Gil Manzano decretó el final con un global de 4-3 a favor del Barcelona.

El lanzamiento de falta de Messi. / David Ramos (Getty Images)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?