¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Liga Santander

El Barça pincha ante el Betis en un partido marcado por un 'gol fantasma' que debió valer

Luis Suárez logró el gol del empate en el '89 en un mal partido de los de Luis Enrique, superados por la intesidad bética

El FC Barcelona se dejó dos puntos de oro para la lucha por la Liga en Sevilla tras empatar 1-1 ante el Betis en un partido marcado por la polémica de un 'gol fantasma' que debió subir al marcador y dar la victoria a los azulgrana, pero que el árbitro no concedió.

El partido empezó de cara para los de Luis Enrique, con un Barça dominador que avisaba en los primeros minutos con un remate desviado de Luis Suárez. Pero lo que parecía un partido cómodo se fue complicando por momentos y el Betis, empujado por su público, comenzaba a ganar campo y a llegar al área de Ter Stegen, que tuvo que emplearse a fondo para repeler los disparos de Rubén Castro y Ceballos. Aún así, fue Adán quien salvó a los verdiblancos al impedir a Neymar marcar en un mano a mano poco antes del descanso.

Ya a la vuelta de vestuarios el partido se volvía bronco, justo lo que menos le interesaba a un Barça que seguía sin poder jugar. El Betis crecía en intensidad y Luis Enrique buscaba soluciones con un doble cambio: se retiraban Digne por Jordi Alba y Arda por Sergi Roberto. Pero el equipo seguía sin reaccionar y Ceballos mandaba un pelotazo al larguero que por muy poco no se convirtió en el primer gol del partido. Lo mismo pasó con otro disparo inmediatamente posterior de Rubén Castro que se topó con el palo. Pero a la tercera el Betis no falló y Alegría ponía el 1-0 tras el saque de un córner.

El balón traspasó la línea

El lío vino justo después. El Barça empotró al Betis en su área y comenzó a tocar como no lo había hecho en todo el partido. Fruto del primer ataque llegó un toque en profundidad de Messi acompañado de un pase de la muerte y un posterior rechace que entró claramente en la portería de Adán, pero que el asistente no vió dentro y el árbitro no concedió. Los azulgrana se indignaban con toda la razón y el debate de la tecnología en el fútbol reaparecía. Y justo un minuto después, otro gol fantasma tras un pase de Aleix Vidal. El Barça volvía a reclamar pero la repetición mostraba cómo en esta ocasión el balón no entraba.

Los fallos arbitrales despistaron momentáneamente a un Barça volcado que dejaba muchos espacios a la contra. Rubén Castro, completamente solo, fallaba la ocasión para matar el partido ante Ter Stegen. Se le hizo de noche, eterno, y al final definió de la peor forma posible, estrellando la pelota contra el cuerpo del alemán.

No aprevechó el Betis las ocasiones y cuando perdonas a equipos como el Barça es difícil aguantar. En el '89, Messi se inventó un pase genial para Suárez y esta vez el uruguayo no perdonó. Ajustó el balón al palo y salvó un punto que de poco sirve para pelear por el título.

Cargando