¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Champions League

El PSG humilla al Barça y le deja con los dos pies fuera de la Champions

El equipo azulgrana dice prácticamente adiós a la Champions tras caer 4-0 en su noche más aciaga

El PSG humilló al FC Barcelona en París (4-0) y dejó a los de Luis Enrique prácticamente eliminados de la Champions League. Los de Emery dominaron el partido de principio a fin, dando un baño táctico y de fútbol a los azulgrana hasta firmar su ida de octavos de final soñada gracias a los goles de Di María (2), Draxler, Cavani.

Durante los 90 minutos el PSG fue una apisonadora. Afixió la salida de balón del Barça y neutralizó a Messi, que no existió y sólo apareció para perder un balón fatal para el devenir del encuentro poco antes del descanso. Los franceses corrieron, robaron y salieron siempre en superioridad con el balón jugado, al primer toque y con constantes apoyos. Era la mejor versión parisina en lo que va de año. Un estilo rápido,  fluido y directo que sacó a relucir todas las vergüenzas defensivas culés.

Un repaso de principio a fin

Cuatro minutos tardaron los franceses en lanzar el primer aviso, cuando Ter Stegen tuvo que salir de forma providencial para evitar un uno contra uno. Fue el alemán de nuevo, convertido en figura, quien sacaba una mano imposible ante un punterazo de Matuidi seis minutos después. No se había disputado ni un cuarto de hora y los de Emery ya habían desarbolado en varias ocasiones a la defensa azulgrana, que era un coladero por ambas bandas.

Con Neymar cojeando, que estuvo unos minutos fuera del partido, otra buena combinación parisina llevaba el balón hasta un inspiradísimo Draxler al que Umtiti solo pudo parar con una falta al borde del área. Era un libre directo perfecto al borde del área, donde más gusta a los buenos lanzadores. Y Di María no lo desaprovechó (17'). Luis Suárez se abrió y el balón superó la barrera batiendo a Ter Stegen, que solo pudo acompañar el esférico con la mirada. A la tercera no hubo intervención divina del portero. A la tercera fue la vencida. Era el principio del vendaval.

Di María celebra su primer gol de la noche / EFE

Durante unos instantes, los de Luis Enrique lograron sacudirse la presión e incluso gozaron de una clara ocasión que André Gomes, solo ante Trapp, no supo materializar. Chutó sin fe y el balón se estrelló en los pies del guardameta, que desvió a córner. La reacción azulgrana era un espejismo.

El PSG volvía a la carga y Ter Stegen, otra vez, tenía que sacar a pasear su mano izquierda para evitar el gol de Draxler. Pero el extremo alemán se vengaría a la siguiente aproximación. En el 39, Messi perdía un balón fácil en el centro del campo y Verrati, con la jugada de cara, metía un pase en profundidad a un Draxler que esta vez no perdonó. Con tiempo para definir, levantó la cabeza y cruzó el balón fuerte y por abajo para poner el 2-0.

Draxler chuta para marcar ante Ter Stegen / EFE

A la vuelta de vestuarios la película no cambió, sino todo lo contrario. El PSG seguía exhibiendo músculo, hambre y precisión ante la terrible pájara culé. El Barça estaba roto ante el baño táctico francés y Di María no esperó para trasladar la locura total a las gradas del Parque de los Príncipes. En el 54', el argentino cogía un balón en la frontal y armaba el guante que tiene en la pierna izquierda para lanzar una rosca imposible a la escuadra de Ter Stegen (3-0).

Di María la puso en la escuadra, imposible para Ter Stegen / Getty

Emery y Luis Enrique movieron sus primeras fichas tras el gol. El asturiano buscaba un poco de orden y consistencia sacando a Rafinha por André Gomes, mientras que Emery sacaba del campo a un estelar Di María y daba entrada a la verticalidad de Lucas Moura para aprovechar los espacios que iba a dejar el Barça en su desesperación por marcar. Dicho y hecho. En el 71', Meunier cogía el balón en su campo, avanzaba metros y metros sin que nadie se interpusiera en su camino y metía el último pase en profundidad a Cavani. El uruguayo, sin pensárselo dos veces, la reventó al palo corto de Ter Stegen (4-0).

Cavani pone el 4-0 con un disparo al palo corto / GETTY

En los últimos minutos el Barça pudo coger un mínimo de aire en la eliminatoria, pero el palo repelió un remate de cabeza a puerta vacía de Umtiti tras una prolongación al segundo palo de Piqué. También se reclamó un penalti en el descuento por mano que el árbitro no pitó. La peor noche del Barça no podía terminar de otra forma.

Messi, al acabar el partido / Reuters

Cargando