¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Un biosensor español detecta el VIH sólo una semana después de la infección

Este dispositivo reduce a la mitad el tiempo que hoy se emplea para detectar en la sangre humana este peligroso virus y ha sido desarrollado por el CSIC. La detección temprana es clave para tratar el sida.

La investigadora del CSIC Priscila Kosaka muestra este nuevo biosensor en su laboratorio de Microeléctronica de Madrid. /

Un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un biosensor que puede llegar a detectar el VIH durante la primera semana después de la infección.

Los experimentos, realizados con suero humano, detectan el antígeno p24, una proteína presente en este peligroso virus. La tecnología, patentada por el CSIC, detecta esta proteína siete día antes y en concentraciones hasta 100.000 veces inferiores que los sistemas actuales. Además, el tiempo total del ensayo es de menos de cinco horas y, por lo tanto, los resultados clínicos se podrían obtener en el mismo día.

La tecnología, patentada por el CSIC, está siendo además aplicada para la detección precoz de algunos tipos de cáncer. “El chip en sí mismo es el mismo para las pruebas de VIH que para la de los biomarcadores de cáncer” ha explicado en rueda de prensa el investigador del CSIC Javier Tamayo.

 Funcionamiento

 Esta investigación aparece publicada hoy en la revista PLOS ONE”. Este biosensor combina estructuras micromecánicas de silicio con nanopartículas de oro, ambas funcionalizadas con anticuerpos específicos al p24. Al final del inmunoensayo, el p24 es atrapado a modo sándwich entre las nanopartículas de oro y las estructuras micromecánicas de silicio. Las nanopartículas de oro presentan resonancias ópticas conocidas como plasmones capaces de dispersar la luz con mucha eficiencia y se han convertido en una de las estructuras que más interés han despertado en la última década en el campo de la óptica.

Las estructuras micromecánicas son excelentes sensores mecánicos capaces de detectar interacciones tan pequeñas como las fuerzas intermoleculares. La combinación de estas dos estructuras produce señales mecánicas y ópticas para detectar el p24, que se amplifican la una a la otra produciendo una extraordinaria sensibilidad.

El biosensor usa estructuras que se fabrican con tecnologías bien establecidas en microelectrónica, lo cual permite su producción a gran escala y a bajo coste. Esto unido a su simplicidad lo podrían convertir en un buen candidato para ser usado en países en vías de desarrollo.

 Ventaja

La detección temprana del VIH es crucial para la mejora de la salud del individuo. Los cambios progresivos se producen después de la adquisición del VIH, como el agotamiento irreversible de los linfocitos CD4 en el intestino, la replicación en el sistema nervioso central y el establecimiento de reservorios latentes de VIH.

“El potencial de infectividad del VIH en la primera etapa del contagio es mucho mayor que en etapas posteriores. Por tanto, el inicio de la terapia antirretroviral antes de la seroconversión mejora el control inmunológico y se ha asociado con beneficios en el recuento de células CD4, reducción de la inflamación sistémica, preservación de la función cognitiva y reducción del reservorio latente”, concluye Priscila Kosaka, coautora de este avance.

Cargando