¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El 'Snowden marroquí' regresa dos años después con más secretos 'Wikileaks' sobre Marruecos

El hacker Chris Coleman, conocido como el 'Snowden marroquí', publica documentos confidenciales y sensibles de Marruecos en una nueva cuenta de 'Twitter'

El 'Snowden marroquí' vuelve a publicar documentos secretos sobre Marruecos. /

Correos electrónicos, cartas, documentos oficiales y fotografías, que está sacando a la luz el usuario de Twitter Chris Coleman, dejan en evidencia a grupos de presión para favorecer la imagen de Marruecos en el exterior a través de académicos, periodistas, diputados e incluso antiguos embajadores de Estados Unidos.

Entre los documentos confidenciales se cuela una carta de cuatro páginas que envió Jordi Pujol al ministro de Exteriores de Marruecos Fassi Fihri Täib dos meses antes de las elecciones españolas y marroquíes de 2011. El catalán se cuestiona si el resultado mejoraría o no las relaciones entre España y Cataluña, que en ese momento tachaba de malas. Y le asegura al ministro marroquí que "si la influencia catalana aumenta en España favorecerá la colaboración con Marruecos" y el "reconocimiento del esfuerzo de democratización y progreso social" de ese país, que dos meses antes había aprobado una reforma constitucional para aplacar al movimiento 20 de Febrero, impulsor de la Primavera Árabe.

Jordi Pujol siempre estuvo en la lista de personalidades españolas con simpatía por el régimen marroquí junto al expresidente Felipe González, la fallecida Carmina Ordóñez, el escritor Juan Goytisolo, que en la actualidad reside en Marrakech; o el exdiplomático Máximo Cajal, partidario de entregar Ceuta, Melilla y todos los peñones a Marruecos. La publicación de estas listas del lobby promarroquí conllevó en algunos casos a la censura o al escándalo, como ocurrió con el semanario La Mañana. El único medio en español en 2006 publicó el artículo de un confidencial digital español 'Los amigos de Marruecos en España', y un tribunal condenó al director y a un periodista a pagar una multa por "falsas informaciones que pueden alterar el orden público".

Otro documento del hacker, un correo electrónico, también fechado en 2011 y dirigido al ministro Fassi Fihri, compromete a la eurodiputada y exministra francesa de origen marroquí Rachida Dati. Firmado por su secretario parlamentario, Philip Kyle, adjunta la pregunta escrita que la política haría la semana siguiente en el Parlamento Europeo sobre el Acuerdo de Pesca entre Marruecos y la Unión Europea (UE) contando con los recursos del Sáhara Occidental. Dati persuadió e influenció a sus colegas en Estrasburgo para votar en contra de la recomendación de rechazar el Acuerdo en la Comisión Parlamentaria de Pesca. Además informó de la evolución del dosier en el Parlamento Europeo y de la respuesta obtenida de la Comisión.

La ayuda militar americana a Marruecos queda también al descubierto en los MarocLeaks, así como un embajador americano que trabajaba como espía en el país magrebí.

"Liberar el Sáhara Occidental"

Chris Coleman se define en un perfil falso de Twitter como "el autor de las publicaciones de los documentos secretos marroquíes" y añade una frase que le posiciona a favor del Sáhara, "el combate pacífico continúa para liberar al Sáhara Occidental".

Los datos de su cuenta indican que está en Marruecos pero habría podido despistar a Twitter. Parte de la información que desveló en 2014 y 2015 en dos cuentas desactivadas tiene relación con el Sáhara Occidental y el conflicto con Marruecos, por lo que hizo pensar que el hacker podría ser argelino o del Frente Polisario, pero también se especula con que podría tratarse de una persona que desde dentro del país filtra información.

Los medios marroquíes quieren restar importancia a la vuelta del hacker y la publicación de nuevos documentos, que califican de "antiguos". El jueves 16 de febrero, dos diarios digitales marroquíesle Desk y Yabiladi— coincidieron en considerar que detrás de la cuenta no está el verdadero Coleman de hace dos años, sino simpatizantes del Frente Polisario que quieren presionar tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sobre el acuerdo comercial de 2012 entre la UE y Marruecos que no incluye el Sáhara Occidental.

Cargando