¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Redescubriendo a Barbieri

La Biblioteca Nacional alberga la exposición 'Barbieri. Música, fuego y diamantes' sobre una de las personalidades de la cultura más importante del siglo XIX

Retrado de Francisco Asenjo Barbieri. /

"Estudiante de medicina, aprendiz de ingeniero, alumno del conservatorio [...] periodista, bibliófilo, compositor y constante adorador del bello sexo". Así, resumido, se definía a sí mismo Francisco Asenjo Barbieri. Uno de los grandes de la cultura del siglo XIX. Una figura olvidada que nos recuerda ahora la Biblioteca Nacional: "Barbieri es uno de los músicos más importantes de España, seguramente esté entre los diez primeros; es uno de los músicos más importantes de Europa; introduce en España la música sinfónica  ", señala Emilio Casares, comisario de la exposición. "Es un provocador, ideólogo, mete la música en la Academia de Bellas Artes; lucha y casi consigue los derechos de autor; y, es un mecenas", añade.

El legado musical de Barbieri deja obras, ahora mitos de nuestra cultura, como Jugar con fuego, Pan y toros o El barberillo de Lavapiés. Tres zarzuelas, su género. De hecho, él es el impulsor del Teatro de esta: "El Teatro de la Zarzuela eran las cocheras del Marqués de Salamanca, y lo hacen ellos; ellos son Barbieri Gaztambide, Olona y y el barítono Salas, ellos pusieron los  300.000 reales que costaba", explica Casares.

Barbieri era, además, musicólogo y activista de la música española, cayó en sus manos el Cancionero de Palacio, una obra clave para reivindicar la música del Renacimiento español. "A partir de la edición de Barbieri de esta obra, cambió todo el pensamiento europeo sobre el Renacimiento; se demostró que España tenía un Renacimiento importantísimo en el campo de la música, que estábamos a la altura de los italianos, los flamencos y los franceses", sentencia Casares.

De ideología progresista, Barbieri estuvo atento a los acontecimientos políticos y sociales. Su círculo de relaciones transciende lo musical y se extiende al mundo literario, el más querido para él, el político, el religioso o la bibliofilia.

La exposición se cierra con uno de los motivos que la fundamenta. El 18 de febrero de 1894, el día antes de su fallecimiento, y ante sus amigos Marcelino Menéndez Pelayo y el director de la biblioteca Manuel Tamayo y Baus, donaba Barbieri a la Biblioteca Nacional su inmensa colección de libros y documentos. La exposición permanecerá en la Sala Recoletos de la Biblioteca Nacional hasta el próximo 28 de mayo.

Cargando