Alemania prohíbe una muñeca que espía a los más pequeños

El juguete incluye recomendaciones publicitarias de otras marcas

La muñeca puede perjudicar la privacidad de los menores. /

La industria de la juguetería se adapta progresivamente a los avances del sector tecnológico y ha pasado de crear muñecas tradicionales a muñecas que enseñan a los niños a programar. 'My Friend Cayla' es una muñeca interactiva con conexión a Internet que, según los expertos, pone en riesgo la seguridad de los más pequeños.

Tal es así que el presidente del Organismo Regulador de las Telecomunicaciones en Alemania (Bundesnetzagentur), Jochen Homann, ha afirmado en un comunicado que los padres que ya hayan comprado este juguete deberían destruirlo de manera inmediata ya que contiene "un sistema de transmisión oculto" y puede ser sensible a los hackers que acceden a través del smartphone y escuchan y hablan con el niño o niña mientras juega.

"Aquellos objetos que esconden cámaras o micrófonos con conexión que pueden transmitir datos de manera inadvertida ponen en peligro la privacidad de las personas", aseguraba Homann, Secretario del Ministerio Federal de Economía y Tecnología hasta el año 2012. .

Esta muñeca esconde un micrófono interno, un sistema que reconoce la voz y conexión a Internet a través de Bluetooth que se controla mediante una aplicación. De esta manera, el juguete constesta a las preguntas que le hacen los más pequeños y aquello para lo que no tenga respuesta, lo busca en Internet.

Juguetes que hacen peligrar la privacidad

Varios expertos han asegurado que los peligros a los que se exponen los niños con esta muñeca son el espionaje, la interacción no monitorizada con desconocidos y la explotación comercial de sus conversaciones por parte de las empresas que lo fabrican, así lo señalan en eldiario.es. A día de hoy, con las ganas de aplicar los nuevos avances tecnológicos a objetos cotidianos las empresas no contemplan los peligros en materia de cibersuguridad.

'Smart Toy Bear' de Fisher Price. / Smart Toy.

Así, a la muñeca 'Cayla' le acompañan otros juguetes que han puesto en peligro la privacidad de los menores como el 'Smart Toy Bear' de Fisher Price, que puede acceder a las imágenes y sonidos recogidos por una cámara y un micrófono que incorpora el juguete o 'Hello Barbie' con la que los pequeños pueden entablar una conversación y sobre la que abogados especialistas en temas de seguridad llegaron a afirmar que al hablar con ella "hablaban a una multinacional llamada Mattel con intereses únicamente financieros".

La compañía distribuidora de 'Cayla', Vivid GmgH, afirma en un comunicado que no se trata de "un dispositivo de espionaje" y que la muñeca no viola ningún tipo de ley sobre la privacidad por lo que recurrirá la decisión del Bundesnetzagentur. A pesar de ello, la Asociación Europea en Defensa de los Consumidores (BEUC) insta a  otros países de la UE "a seguir el ejemplo del regulador alemán y retirar este producto del mercado".

Así, la principal misión de los padres es actuar con responsabilidad poniendo en práctica diferentes medidas como el control de los amigos virtuales de sus hijos, la comprobación de la política de privacidad de los juguetes, investigar sobre la compañía en Internet, no proporcionar datos personales o actualizar siempre el software para que se refuercen las medidas de seguridad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?