¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La etarra Sara Majarenas convivirá con su pequeña en un centro de acogida

La decisión judicial llega después de que su pareja sentimental apuñalase de gravedad a la hija de ambos que cumple esta semana tres años

Mikel Orbegozo y Sara Majarenas, detenidos el 17 de febrero de 2005. / ()

La decisión de dar a la etarra Sara Majarenas  el segundo grado penitenciario  supone que la madre convivirá con la pequeña en un centro de acogida. Este centro según el juez permitirá a las dos recibir el "apoyo y afecto que necesitan para solventar las dificultades que pueden derivar de una separación contraria a la protección que todo menor en situaciones máxime en situaciones tan graves, extraordinarias y excepcionales como ésta". Se refiere el auto al que ha tenido acceso la cadena SER, al apuñalamiento que sufrió la pequeña por parte de la pareja de la  madre que la hirió gravemente en el torax y en un brazo.

El auto del juez de vigilancia penitenciaria recoge los informes técnicos que argumentan que "la separación de la menor con su madre podría poner en riesgo la incipiente recuperación de ambas especialmente de la niña que por su edad con recursos para entender la situación". "La menor tiene que estar con su madre, punto referencial en su vida y en consecuencia atendiendo al interés superior de la menor, debe acceder al principio de flexibilización, máxime en un caso tan excepcional como el que nos ocupa en el que la situación de vulnerabilidad de la pequeña viene provocado por la bestial agresión sufrida".

El juez de Vigilancia Penitenciaria Jose Luis Castro también tiene en cuenta para tomar este decisión "la desvinculación de la interna de ETA y la petición de perdón a las victimas de la organización terrorista". El auto recoge el escrito redactado por la interna el 6 de febrero del año 2017 en el que "reconoce el daño causado por la organización E.T.A y se compromete a no utilizar vías violentas, sino unicamente pacíficas subrayando que no pertenece a ETA. Además como víctima que también soy ahora mismo, me comprometo a trabajar por la reparación de toda clase de víctimas y a sanar las heridas causadas por cualquier tipo de violencia, incluida la de E.T.A". El texto que recoge el auto finaliza con esta frase "Para que no quede ningún tipo de dudas, mi único objetivo, y mi única prioridad es estar junto a mi hija y repararnos mutuamente en el presente y en el futuro".

El centro de acogida en el que van a vivir madre e hija pertenece a la Fundación Padre Garralda-Horizontes Abiertos, "por la ayuda que presta a internos durantes permisos y situaciones de semilibertad, asi como a madres con hijos que se encuentran en la situación jurídica referida, por lo que la labor de esta prestigiosa ONG, permitirá a madre e hija recibir el acogimiento, apoyo y afecto que necesitan para solventar las dificultades que derivan de una separación , máxime en circunstancias excepcionales y graves como las que nos ocupa".

Sara Majarenas en una imagen de archivo. / EFE

La pareja de la etarra aprovechó un permiso de fin de semana el pasado 16 de enero autorizado por la madre para apuñalar a la pequeña. Para que un menor salga de prisión es condición indispensable el permiso expreso de la progenitora.

El padre de la niña, de origen etíope y nacionalidad griega, confesó el apuñalamiento ante la policía explicando a los agentes que "había matado a su hija". Cuando la Guardia Civil se personó en la vivienda encontraron a la niña con heridas profundas de arma blanca en el torax que le habían producido una perforación en el pulmón, en la espalda y en la mano izquierda. Desde entonces la menor ha permanecido ingresada en el Hospital La Fe de Valencia.

La niña ha vivido con su madre en módulos especiales en cuatro prisiones diferentes: Villahierro (León), Soto del Real, Aranjuez (Madrid) y Picassent, la prisión a la que Majarenas fue trasladada hace año y medio. La legislación penitenciaria solo permite que los menores estén con sus madres hasta los tres años de edad. A partir de ese momento no pueden permanecer en dependencias de prisiones y pasan a cargo de familiares.

Los investigadores siempre han barajado como móvil de la agresión precisamente la custodia de la niña. El detenido acusado de un presunto delito de intento de homicidio se encuentra en prisión a la espera de un juicio. Tiene antecedentes por delitos contra la salud pública pero no por violencia doméstica. La Guardia Civil cree que el agresor intento vengarse de su pareja con la que estaba en trámites de separación.

Desde el terrible incidente la pequeña ha estado bajo la tutela de la Generalitat Valenciana. Por su parte a la madre a instancias de la dirección de la cárcel de Picassent, se le ha aplicado las medidas contempladas en el protocolo de prevención de suicidios.

Majarenas fue condenada a trece años de prisión por la Audiencia Nacional en el año 2007 acusada de integrar el "Comando Levante" de ETA. La Guardia Civil le detuvo en Valencia junto al que entonces era su pareja sentimental, Mikel Orbegozo. La justicia les acusó a los dos de los delitos de integración en organización terrorista, falsedad en documento oficial y tenencia ilícita de armas. Fueron detenidos en una céntrica pensión de Valencia a escasos metros del Ayuntamiento. Entre sus objetivos figura un plan para atentar contra la que entonces era alcaldesa de la Ciudad, la ya fallecida Rita Barberá.

Cargando