¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Champions League

Sergio Ramos apaga el infierno napolitano y mete al Madrid en cuartos

El capitán vuelve a rescatar al equipo blanco después de una primera parte en la que se mostró como un equipo roto y sin capacidad de reacción. Dos remates de Ramos en sendos saques de esquina metieron al Madrid en cuartos de final

Sergio Ramos celebra uno de sus goles al Nápoles. / ()

Champions League, el Real Madrid sufre pero tiene un saque de esquina a favor. ¿Cómo termina la escena? Normalmente, con un gol de Sergio Ramos. Esta secuencia se ha visto muchas veces en los partidos europeos del equipo blanco, pero los aficionados del Nápoles tuvieron la (mala) suerte de presenciarla en dos ocasiones en cinco minutos para ver arruinado su sueño de dejar al campeón en la cuneta de Europa.

Los de Sarri habían estado cerca de hacerlo en un primer tiempo en el que fueron capaces de mostrar todos los defectos del equipo de Zidane. Lo hicieron apoyados por una hinchada que cumplió con su promesa de convertir San Paolo en un infierno para el Real Madrid. Solo así podían superar una eliminatoria que venía con el 3-1 del Bernabéu.

Pronto se dio cuenta el equipo blanco de que le iba a tocar sufrir. En el primer minuto, cuando Insigne intentó sorprender a Navas con un disparo a la media vuelta. A partir de ahí, las ocasiones del Nápoles se fueron sucediendo.

El Madrid no supo contener al rival en el centro del campo y se vio superado por tierra, mar y aire en un sinfín de llegadas de los italianos hasta su área. Los delanteros del conjunto napolitano le ganaron siempre la espalda a los laterales del Madrid, sobre todo a Carvajal. Y en más de una ocasión se colaron con facilidad entre Pepe y Sergio Ramos.

Los de Zidane no olieron el balón durante mucho tiempo. ¿Dónde estaban Casemiro y Kroos? Superados por las circunstancias. Prueba de ello fue la combinación que subió el 1-0 al marcador, en la que Hamsik tuvo todo el tiempo del mundo para ver la incorporación de Mertens por la izquierda. El belga se plantó en el área del Madrid y cruzó el balón sin que Navas pudiera hacer nada para evitarlo.

El Madrid no solo estaba a un gol de quedarse fuera de su competición, sino que estaba siendo víctima de sus malas sensaciones. Se sabía ampliamente superado y ni siquiera pudo acertar con la única gran ocasión de la primera parte, en la que Cristiano Ronaldo lanzó una pelota al palo cuando había superado a Koulibaly y Pepe Reina.

Un gol blanco lo habría cambiado todo. Pero no llegó. De hecho, a punto estuvo de llegar el segundo de los italianos en otro ejercicio de precisión del Nápoles que acabó con una colada de Mertens entre los centrales del Madrid y un nuevo disparo al palo, aunque ahora de los locales.

Respiro para el Madrid... y Ramos

Los de Zidane respiraron cuando escucharon el silbato del colegiado turco Cüneyt Çakir para indicar el camino a los vestuarios. Habían recibido 11 disparos en 45 minutos, algo que no ocurría en la Champions desde 2010 y que nunca le había pasado al francés como técnico del Madrid.

Le vino bien al Madrid el descanso, pero solo cambió la situación cuando Sergio Ramos [otra vez] entró en escena para apagar las llamas del infierno Napolitano. Y lo hizo por dos veces en sendos saques de esquina. No fue en el tiempo de descuento, sino en el 51 y 56.

Fueron dos remates inapelables, espectaculares, ganadores… Remató siempre marcado de cerca, pero no se notó porque en los saques de esquina siempre sabe dónde va la pelota, siempre salta más que su par y siempre acierta con el lugar al que no llega el portero. Los que no querían ver a Ramos tuvieron ración doble.

Ahí se acabó todo. El Nápoles necesitaba cuatro goles para superar la eliminatoria. Ya nadie se acordaba de que estuvo a un gol de hacerle mucho daño al Real Madrid. Los cabezazos de Sergio Ramos se encargaron de borrar todas las ocasiones del primer tiempo y dejarlas en un tenue recuerdo.

El roto de los blancos fue mayor con el tanto de Álvaro Morata en el descuento, una acción que no hacía más que confirmar que al Madrid casi no le hacen falta ocasiones para deshacerse de cualquier rival. Por eso vuelve a esta en los cuartos de final de la Champions, una vez más, como firme candidato para revalidar el título logrado en Milán.

ficha del partido

Nápoles 1: Reina; Hysaj, Albiol, Koulibaly, Ghoulam; Allan (Rog, m.56), Diawara, Hamsik (Zielinski, m.75); Callejón, Mertens, Insigne (Milik, m.70).

Real Madrid 3: Keylor; Carvajal, Ramos, Pepe, Marcelo; Kroos, Modric (Isco, 80), Casemiro; Ronaldo, Benzema (Morata, m.77), Bale (Vázquez, m.68).

Goles: 1-0, m.24: Mertens; 1-1, m.52: Ramos; 1-2, m.57: Ramos; 1-3, m.91: Morata.

Árbitro: Cuneyt Cakir (TUR). Mostró cartulina amarilla a Allan y a Diawara.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?