¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los ecologistas luchan en contra de la empresa que extrae hielo del Ártico para vender agua a precios de lujo

La idea es sacar 30 toneladas de hielo para vender 26.000 botellas al año

Jamal Qureshi de la empresa noruega sostiene que extraen "cuidadosamente" los iceberg "que han estado allí conservados desde hace 4.000 años". /

Una empresa noruega llamada Svalbardi Water es la primera compañía autorizada para extraer bloques de hielo del Ártico, está poniendo a la venta el agua de la zona en un envase de 750 milimetros por un precio de 70 euros. Este permiso de extracción de hielo ha despertado el miedo de los ecologistas quienes creen que otras empresas puedan querer explorar el lugar para los mismos fines.

El responsable, Jamal Qureshi sostiene en el vídeo promocional que extraen "cuidadosamente" los iceberg "que han estado allí conservados desde hace 4.000 años" y que el proceso no deja huella de carbono, algo que Greepeace no comparte. Julio Barea, responsable de las campañas de Greenpeace afirma que "su actividad sí que afecta directamente al oso polar y produce dióxido de carbono, este dióxido fomenta el cambio climático y el cambio climático hace que haya menos hielo en el Ártico".

"El agua no tiene por qué ser gratis"

El agua, considerada la más pura del mundo, se extrae de un archipiélago que se encuentra entre Noruega y el Polo Norte y la empresa llevará a cabo dos expediciones al año para crear 13.000 botellas en cada una de ellas, un total de 26.000. Aunque los ecologistas sostienen que la zona debería estar protegida los glaciólogos aseguran que el impacto apenas se aprecia y que "son cantidades insignificantes, ya que necesitan 35 metros cúbicos y cada año los graciares desprenden 7.000 millones".

Los almacenes de lujo de Londres, Harrods, serán los beneficiarios exclusivos del producto y empezarán a comercializarlo a partir de marzo. Aunque parezca que el agua es un bien que no puede tener precio, según la exrrelatora de Naciones Unidas sobre el Derecho al Agua Potable y al Saneamiento, el agua no tiene por qué ser gratis. Aún así, los ecologistas también denuncian que no es ético vender agua a precio de lujo cuando en el mundo 663 millones de personas no tienen acceso a agua potable, según informa La Sexta.

Habrá que esperar para ver si los ecologistas consiguen parar esta recogida de hielo y proteger el Ártico o, por el contrario, otros empresas se benefician de la venta del agua de la zona.

Cargando