¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EN DIRECTOToda la información del doble atentado en Cataluña, minuto a minuto

La OCDE pide a España que luche contra la pobreza y la precariedad

Un informe exhaustivo de la organización internacional sobre el país recomienda seguir con las reformas

La OCDE suspende a España en desigualdad y pobreza / VÍDEO: ATLAS

“La recuperación está en marcha, pero sigue siendo difícil conseguir un crecimiento más inclusivo”. Esta es la primera frase que se encuentra el lector de Estudios económicos de la OCDE: España, y que encapsula bien los argumentos que se desarrollan en las 66 páginas del documento que la organización internacional ha hecho público este martes. El texto encomia las reformas acometidas por el país desde la elaboración del informe anterior, en 2014, pero pide más para conseguir “un aumento del bienestar y del PIB per cápita” y combatir un aumento de la pobreza que “ha aumentado, debido principalmente a la falta de empleo de calidad”.

Precisamente pobreza y empleo centran buena parte del documento y de sus recomendaciones, que combinan algunas de las viejas recetas de la organización (profundizar en la reforma laboral) con otras más innovadoras. Por ejemplo, la OCDE pide “aumentar el volumen y el alcance de los programas regionales de apoyo en materia de ingresos mínimos así como de ayudas en efectivo para familias con hijos”. Para la organización, las transferencias actuales “son bajas y benefician generalmente a la población más acomodada”. “Las ayudas en efectivo a las familias representaban únicamente el 0,5% del PIB en 2013, un dato muy inferior al promedio del 1,2% de la OCDE, y que puede aumentarse aún más teniendo en cuenta la elevada tasa de pobreza infantil”, del 23,4% frente al 13,3% de promedio de los 35 países de la organización.

Además de pedir el fortalecimiento de los programas autonómicos de ingresos mínimos porque los actuales son “escasos y tienen un alcance y una eficacia limitados”, el texto reclama “replantearse los programas para combatir la pobreza”, y da algunas ideas: aumentar la cuantía de las ayudas (sobre todo para las familias pobres con hijos), ligar las prestaciones a la búsqueda activa de empleo y eliminar las prestaciones gradualmente a medida que aumentan los ingresos de los perceptores, en lugar de retirarlos de golpe, “para que no se menoscaben los incentivos económicos para trabajar”. También pide explícitamente mejorar la coordinación y las cuantías de los programas estatales de atención a los parados sin otras ayudas, como el PREPARA o el PAE.

Más reformas laborales

La OCDE también presenta varias propuestas en relación con el mercado de trabajo. El problema, para la organización, es que hay demasiado paro pero también que el empleo que hay es de poca calidad, y destaca especialmente la temporalidad (España es el segundo país que más porcentaje de trabajadores temporales tiene de la OCDE, tras Polonia), los sueldos bajos y el bajo nivel de formación y habilidades de muchos trabajadores, que junto con el desempleo de larga duración corren el riesgo de “afianzar las desigualdades”. Además, dice el texto, “las exigencias laborales impuestas sobre los trabajadores, tales como el tiempo que tienen para realizar una tarea o los riesgos para la salud física, son excesivos en comparación con los recursos de los que disponen, incluido un débil acceso a la formación”.

Contra estos problemas, la OCDE recomienda aumentar el número de profesionales de los servicios de empleo y mejorar las herramientas a su disposición, reducir las contribuciones empresariales a la Seguridad Social para fomentar la contratación de trabajadores con menos habilidades y salarios más bajos y que las empresas se sumen a los convenios si así lo deciden, en vez de la aplicación generalizada de estos pactos salvo para las compañías que se descuelguen de ellos.

Para la OCDE es clave también la mejora de la productividad, que propone alcanzar con mejoras en los programas de apoyo de I+D, mejorando el apoyo público al crédito a las empresas innovadoras, agilizando y haciendo menos gravosos para los afectados los procedimientos concursales y mejorando la formación profesional dual y la universitaria, entre otras medidas. El texto propone aumentar los salarios cuando la productividad mejore para apuntalar la recuperación: “Las mejoras en la productividad, si se comparten a través de aumentos salariales, serán fundamentales para mejorar el bienestar de la ciudadanía española y para conseguir un crecimiento más inclusivo”.

Recomendaciones tributarias

En materia de estructura tributaria, el texto dice que “existe margen para mejorar”, porque la actual se orienta demasiado a gravar los ingresos laborales, “lo cual penaliza el crecimiento y el empleo”. Para ello, se recomienda abolir exenciones del IRPF y los tipos reducidos del IVA “de carácter regresivo” y aumentar los impuestos ambientales.

El informe de la OCDE lo han presentado en Madrid el Secretario General de la organización internacional, Ángel Gurría, y el ministro de Economía español, Luis de Guindos.

Cargando