¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Holanda, un termómetro del avance del populismo en Europa

Todas las miradas de Europa están puestas en los resultados electorales en Holanda. El triunfo de Wilders puede suponer un vuelco hacia las políticas populistas en la Unión

El candidato ultra Geert Wilders / ()

Durante esta madrugada muchos europeos sabrán si se puede frenar al populismo porque, aunque Geert Wilders es un fenómeno viejo, si llega a ser el partido más votado, puede considerarse un precedente para Le Pen, aspirante a Presidencia de Francia

Esta es la razón por la que centenares de periodistas de todos los países de la UE han reclamado una acreditación para seguir la noche electoral de Holanda. "Nos parece simpático ver tanta prensa de fuera y toda focalizada en Wilders”, explica a la Cadena SER el candidato número 41 por los 50plus, la lista de los seniors holandeses. Para él lo que está en juego no es el resultado del hombre de la ultraderecha sino la credibilidad de los partidos tradicionales.

Y es cierto que las 28 listas de todos los colores que compiten en estas elecciones parecen demostrar que las fuerzas políticas de siempre no tienen la respuesta que espera el ciudadano. Hay un partido para defender los derechos de los animales, un partido Pirata y hasta uno que abiertamente pide votar por Jesucristo, con carteles en rojo. Pero tan solo uno podía desbancar esta vez a los tradicionales y éste se llama PVV, el Partido de la Libertad, que es el de Wilders.

Los sondeos han rebajado notablemente sus expectativas, dando una amplia victoria al jefe del grupo liberal, Mark Rutte, que es el primer ministro. Aunque al margen de los datos que están por confirmar, lo único seguro es que ningún partido piensa formar con él gobierno. "El cinturón sanitario sí es toda una novedad para Holanda", nos explica un experto, recordando que Rutte pudo formar gobierno el año 2010 con el apoyo externo del hoy demonizado. Algo que ha prometido, no volverá a ocurrir aunque quizás por esto, los holandeses parecen vivir las elecciones con menos miedo del que provocan fuera.

Y es que para Le Pen, la victoria de Wilders -aunque se quede fuera del gobierno de Holanda- sería casi como una alfombra hacia su Presidencia y un problema grandísimo para la credibilidad de la Unión Europea aunque el doctor Van Schendelen, politólogo de la Universidad Erasmus, parece convencido de que, justamente por Wilders, el gobierno que saldrá de estos comicios será el más proeuropeo que nunca ha tenido el país", una declaración que, a su entender, demuestra que "el foco de la prensa internacional está mal colocado".

Europa, asegura Van Schendelen, "apenas ha sido un tema de campaña". La Inmigración, en cambio, ha ocupado mayor espacio aunque muchos de los que entienden que Wilders tiene razón con sus denuncias, niegan que vayan a votarle.

Cargando