¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Adiós Semana Santa, hola trenes turísticos

Como cada primavera se ponen en marcha los viajes en trenes especiales, centrados expresamente en el turismo

Imagen del tren de lujo Transcantábrico. /

Buena parte de España se despide de las vacaciones de Semana Santa mientras otras como la valenciana o Cataluña, se preparan para disfrutar las de Pascua. Y a la vuelta de la esquina, el sábado 22, se pone en marcha como cada primavera una nueva modalidad vacacional: los viajes en trenes especiales, montados expresamente para el turismo. Y en esto también destaca España: es el tercer país del mundo en esta forma de turismo.

Sólo Estados Unidos y Francia tienen más oferta y más demanda de trenes turísticos que nuestro país. Aquí se puede escoger entre dos versiones del Transcantábrico, el tren Al Ándalus, el del Peregrino, el de la Robla. Además de otros trayectos más cortos por Galicia, o de un solo día como el tren medieval. Estos últimos mucho más baratos que los primeros. El Transcantábrico Gran Lujo cuesta 4.900 euros, por ocho días y siete noches en un tren de los años 20 que recorre la línea de vía estrecha entre Bilbao y Ferrol.

Anna, de Polonia, ha vivido la experiencia. Lo que más le gusta es "el lujo que ofrece el Transcantábrico y las zonas de España por las que pasa". El programa incluye visitas a los puntos de interés próximos a la línea férrea, como San Sebastián o Santiago de Compostela. "Se organiza un programa de visitas y llevan a los turistas a muy buenos restaurantes. Hay que reconocer que todo es de muy alto nivel", recuerda Anna.

Se cena fuera o en el propio tren. Su chef, Ramón, destaca que "aquí todos los pescados son de la lonja, frescos. Lo mismo la carne, las verduras. Nos acopiamos todos los días en los mercados". Sus menús "normalmente llevan dos aperitivos. Llevan un pescadito, sea rodaballo, lubina o merluza -explica-, luego llevan lomo de vaca, solomillo, cordero. No tenemos congelador".

Apasionados de los trenes

En 2016 estos menús fueron degustados por 700 clientes con la pasión por los trenes y el dinero suficiente para permitirse este lujo. Uno de cada cinco viajó en solitario. Dos tercios fueron extranjeros. A todos les gustan los trenes de manera especial. "La mayoría son apasionados de los trenes, del turismo ferroviario. Suelen tener un amplio conocimiento de los trenes de lujo del mundo. Un 39% son jubilados, empresarios un 19% y empleados por cuenta ajena un 14%", explica Javier Díaz Trissac, gerente del área comercial de Renfe.

Para los amantes del tren con menos recursos quedan opciones como el tren de La Robla, por 850 euros. O mucho menos dinero para los itinerarios de un día como el tren de Cervantes o el Medieval. 28.000 personas viajaron en 2016 en los trenes turísticos españoles.

Cargando