¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Rajoy, testigo en gürtel

Mariano Rajoy declarará como testigo: una decisión sin precedentes

  • Rajoy se convierte en el primer presidente del Gobierno en activo que tendrá que declarar como testigo por corrupción
  • Cuando ya habían abandonado la Moncloa, Adolfo Suárez y Felipe González declararon como testigos por otros casos

Felipe González, llegando al Tribunal Supremo el 23 de junio de 1998. / ()

Mariano Rajoy tendrá que declarar como testigo en el juicio que se sigue por la primera época de la trama Gürtel. El tribunal enjuicia los contratos del PP y de administraciones gobernadas por los populares concedidos a las empresas del grupo Correa. Es la primera vez que un presidente del Gobierno en activo acude a la llamada de la justicia. Los únicos precedentes son el de Adolfo Suárez por el caso Banesto y Felipe González, aunque ambos ya eran expresidentes cuando declararon.

En 1995, cuatro años después de haber abandonado la política en activo, el expresidente Adolfo Suárez acudió voluntariamente a declarar en calidad de testigo en el marco del Caso Banesto ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón, y negó haber recibido los 300 millones de pesetas que Mario Conde aseguró haber dado al expresidente por haber mediado ante el Banco de España, gestión que también rechazó haber realizado.

El 23 de junio de 1998, Felipe González acudió al Tribunal Supremo y su declaración comenzaba con su promesa de decir toda la verdad. La teoría del Supremo de la "no estigmatización" del presidente del Gobierno había evitado que Felipe González declarara como imputado en las causas de la denominada 'Guerra Sucia', sin embargo, sí fue citado como testigo por una de las acciones de los GAL: el secuestro de Segundo Marey. El expresidente afirmó ante el juez que "no era capaz de decir" cuándo se había enterado del secuestro, aunque el ministro de Interior, José Barrionuevo, le solía informar de los atentados terroristas y de "acontecimientos de esta naturaleza". Sin embargo, añadió González: "ni siquiera soy capaz de recordar si en aquel momento aquel hecho se consideró de la gravedad suficiente para comunicármelo".

Era la decimotercera sesión del juicio y dejó para la historia la foto de un ex presidente del Gobierno ante el Tribunal Supremo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?