¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Banco de España pide al sector que el lenguaje de sus productos no sea engañoso

El subgobernador ve necesario priorizar la sencillez y la veracidad en la comunicación entre la entidad y el cliente

El Banco de España admite la falta de transparencia en la comercialización de productos financieros y pide simplificar el lenguaje de los instrumentos bancarios para que no sea engañoso ni confuso.

El subgobernador del supervisor, Javier Alonso, cree que "es necesario empezar por priorizar la sencillez y la veracidad en toda comunicación con los clientes", algo que implica mejorar el lenguaje utilizado. "Los nombres y descripciones de los productos bancarios no deben ser confusos respecto a sus características de rentabilidad y riesgo, ni ser utilizados como herramienta comercial engañosa", ha pedido a las entidades.

"Debe evitarse, por tanto, el uso de términos que ofrezcan una falsa sensación de seguridad en cuanto a la percepción de una renta o interés", ha añadido.

Alonso -en el XXIV Encuentro del Sector Financiero organizado por Deloitte, Sociedad de Tasación y ABC- ha asegurado que los supervisores trabajan en el impulso de la educación financiera y en la protección del consumidor, pero todavía se requieren "mayores esfuerzos para asegurar que el cliente bancario, principal activo de la entidad, es capaz de comprender las condiciones de la operación en cuestión (las cláusulas de los contratos, los precios de los servicios que se prestan, etc)".

En este sentido, considera que "debe extremarse el celo en facilitar una adecuada información precontractual, al tiempo que debe erradicarse la venta de productos a clientes cuyo perfil no es apto" para comprarlos.

Alonso es consciente de que "la crisis bancaria ha dejado un poso de desconfianza en el público sobre las entidades". Y reconoce que "algunas estrategias seguidas han podido desplazar a los clientes del rol central que tradicionalmente habían tenido". Por ejemplo, "en los esquemas de incentivos basados, quizás en exceso, en el crecimiento del negocio más que en la fidelización del cliente" y "la falta de buenas prácticas en la comercialización de servicios y productos bancarios".

Repercutir costes al cliente

En cuanto al pago de los servicios a través de Internet, ha advertido de que en la actualidad, parece que gran parte de las mejoras tecnológicas que se ofrecen no tienen un coste adicional para el usuario, por lo que ha instado a repercutir ese coste al usuario con transparencia.

"La inmediatez en el acceso a los datos a través de dispositivos móviles, la reiteración automática de consultas cada pocos segundos, o los envíos masivos de instrucciones o de peticiones de datos, se ofrecen sin coste aparente para el cliente. Sin embargo, los nuevos servicios tienen costes y estos deben repercutirse de forma clara y transparente a los clientes", ha demandado el subgobernador.

Además, ha pedido que no se olvide que "los beneficios que prometen las nuevas tecnologías no están exentos de costes, ni de riesgos" para los bancos.

Reestructuración

El número dos del Banco de España también ha asegurado que al sector le queda margen para seguir reduciéndose.

Si bien "el número de grupos bancarios se ha reducido en un 44% desde 2007 y el número de oficinas y de empleados del sector bancario en un 37% y 31%, respectivamente, desde sus máximos de 2008", Alonso estima que la capacidad del sector aún cuenta con "margen de mejora adicional".

Cargando