¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

¿Deben prohibirse los anuncios de dulces y comida basura en horario infantil?

Con la vista puesta en las elecciones, el Partido Laborista propone nuevas formas de luchar contra la obesidad infantil

El papel educativo de la televisión no solo depende de los programas... /

La epidemia de obesidad está activando a los Gobiernos de medio mundo. En las últimas semanas Cataluña ha creado un impuesto para las bebidas azucaradas y Murcia ha vetado la venta de bollería y refrescos en las máquinas de vending de los hospitales. En el Reino Unido, con unas elecciones generales a la vista, hay quienes pretenden golpear donde más se difunde: en la publicidad de la televisión..

Según informa la web de la BBC, el Partido Laborista británico propone combatir la obesidad infantil acabando con los anuncios de bollería, dulces y comida basura en televisión, al menos hasta las 21.00, ampliando la regulación que, hasta ahora, solo se aplica en programas de temática infantil. Los laboristas calculan que esta medida ayudaría a que los niños vieran un 82 % menos de anuncios de este tipo.

La idea, que prevé ampliarse con otras medidas de tipo preventivo para un hipotético plan de urgencia para los 100 primeros días de gobierno, no ha gustado en el Partido Conservador, que ha respondido afirmando que el plan vigente ya es "el más ambicioso de la historia". Sus medidas, sin embargo, han sido criticadas por muchos expertos, que las han descrito como demasiado suaves.

A quien sí le ha gustado la idea es al célebre cocinero Jamie Oliver, un auténtico activista de la lucha contra la obesidad infantil. En la web de su Food Revolution Day se habla de la iniciativa laborista como "un buen primer paso" y se le pide al resto de los partidos que conviertan esta causa en un objetivo prioritario, pero al mismo tiempo recuerdan que "la publicidad no llega solo a través de la televisión".

En España, los cuatro grandes partidos también coinciden en que hay que combatir la obesidad y el sedentarismo, y en sus programas electorales de 2016 incluían planes para promocionar los hábitos saludables, pero quizás fueron PSOE y PP quienes abordaban el asunto con más detalle. El PSOE proponía aplicar la experiencia del tabaco en la lucha contra la obesidad infantil y hablaba de "limitar el acceso a bebidas azucaradas" o de "controlar legalmente" el uso de la sal.

En decalraciones a la Cadena SER, cocineros como Diego Guerrero, Begoña Rodrigo o Andoni Aduriz ya se mostraron de acuerdo con las propuestas de su colega Jamie Oliver. Y Rodrigo de la Calle fue muy tajante: “Nosotros, como adultos, ya no tenemos arreglo. Nuestros vicios alimentarios ya no hay Dios que nos los quite, pero los niños tienen que empezar a comer mejor y en muchos colegios de este país prefieren conseguir que coman a enseñarles cómo hay que alimentarse”.

Un estudio presentado el año pasado en EE UU concluía que una reducción del 10 % en el precio de frutas, verduras y cereales, junto a un aumento del 10 % en los refrescos con azúcar, evitaría 500.000 muertes en 20 años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?