¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Detenido otro oficial del Ejército alemán por preparar un atentado para culpar a los refugiados

El escándalo de la red ultraderechista descubierta en el Ejército alemán revela estremecedores datos a medida que avanza la investigación. Ya son tres los detenidos, dos de ellos oficiales de las Fuerzas Armadas Alemanas, a los que se acusa de preparar un atentado terrorista para atribuírselo a los refugiados, y provocar, de este modo, rechazo hacia dicho colectivo

La ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen (c), y el general alemán Volker Wieker (d), visitan el cuartel del batallón de infantería 291 del barrio Leclerc, en Illkrich, Francia, hoy, 3 de mayo 2017. El Ministerio de Defensa alemán informó hoy de que los servicios de inteligencia militares investigan 280 casos de presuntos ultraderechistas miembros del ejército, motivo por el que han sido expulsados 18 soldados entre 2012 y 2016 / ()

La Oficina de Contrainteligencia Militar ha detenido hoy a un teniente de 27 años, que responde al nombre de Maximilian T. - los apellidos no se mencionan en Alemania por motivos legales de privacidad-, como presunto cómplice en la preparación del atentado ideado por Franco A., el teniente que se hizo pasar por un refugiado sirio durante 16 meses. Ambos eran amigos, y formaban parte de la misma compañía y acuartelamiento.

La Fiscalía alemana cree que ambos militares, junto con otro detenido a finales de abril (un estudiante, Matthias F), podrían constituir una célula terrorista de extrema derecha. El trío había elaborado una lista con posibles víctimas, entre otras el ex presidente de Alemania, Joachim Gauck y el ministro de Justicia, Heiko Maas. "De acuerdo con nuestras investigaciones, los sospechosos querían atacar a políticos de alto rango y personalidades públicas, personas que, según el punto de vista de los detenidos, están comprometidas con una visión equivocada de las políticas en materia de inmigración y asilo al refugiado", ha asegurado en rueda de prensa la portavoz de la Fiscalía, Frauke Köhler.

El objetivo de los tres sospechosos, según la Fiscalía, era que el ataque fuese "percibido por la población" alemana como un atentado del "terrorismo islamista radical" cometido por un refugiado", lo que habría contribuido a una sensación general de amenaza. El primer teniente detenido, Franco A., se hizo pasar por refugiado sirio durante 16 meses, y ello pese a no hablar árabe. Durante 16 meses vivió una doble vida. Por el albergue de refugiados que se le asignó, se pasaba de vez en cuando. Viajó a Viena, donde compró una pistola de forma ilegal y la ocultó en los lavabos del aeropuerto, pero la Policía austríaca lo detuvo cuando regresó tiempo después recogerla. Quedó en libertad por falta de pruebas, pero puso sobre aviso a la Policía alemana, que al investigarlo descubrió que mantenía conversaciones de carácter racista con otros militares.

El caso ha conmocionado a la opinión pública alemana, generando una encendida polémica entre la ministra de Defensa, Ursula von der Leyer -quien canceló un viaje previsto a Estados Unidos para seguir de cerca la investigación del caso-, y las Fuerzas Armadas alemanas. Von der Leyer, acusó a la jerarquía militar de cierta laxitud con determinados comportamientos acostumbrados en los cuarteles y recibió el apoyo sin fisuras de la canciller alemana, Angela Merkel.

A consecuencia del escándalo, el Ministerio de Defensa ha instado a la revisión de miles de solicitudes de asilo para comprobar que no se hayan cometido errores como con el detenido Franco A. Además, ha instado a realizar una purga en los cuarteles en busca de símbolos nazis en las tropas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?