¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Denuncian las cirugías invasivas e irreversibles a los menores intersexuales

Amnistía Internacional alerta sobre las "trágicas experiencias" tras unas operaciones que vulneran derechos humanos

La modelo belga Hanne Gaby Odiele que confesó ser intersexual /

Amnistía Internacional denunció hoy en un informe las cirugías invasivas a las que son sometidos menores intersexuales en Alemania y Dinamarca para "normalizar" su sexo, y llamó a estos dos países a garantizar el fin de estas operaciones que "violan sus derechos humanos".

"Estas intervenciones 'normalizadoras' se llevan a cabo sin tener pleno conocimiento de los efectos potencialmente dañinos a largo plazo que tienen en los menores de edad", afirma Laura Carter, investigadora de AI sobre orientación sexual e identidad de género.

Se trata, precisa, de "incisiones realizadas en tejidos sensibles, con consecuencias para toda la vida, basadas únicamente en estereotipos sobre el aspecto que debe tener un niño o una niña".

"La cuestión es a quién beneficia esta práctica, porque nuestro informe muestra que para las personas sometidas a ella ha sido una experiencia trágica", subraya, al referirse al trauma físico y mental que conllevan este tipo de intervenciones quirúrgicas.

El informe, titulado "En primer lugar, no perjudicar", advierte de que "los bebés nacidos con características sexuales que no encajan en las normas de lo femenino o lo masculino corren peligro de ser sometidos a una serie de intervenciones médicas innecesarias, invasivas y traumatizantes que violan sus derechos humanos".

El estudio, que incluye entrevistas a personas intersexuales, profesionales de la salud de Dinamarca y Alemania y grupos de apoyo de toda Europa, detalla el tipo de intervenciones "no urgentes, invasivas e irreversibles" que se practican en bebés y menores de 10 años.

En algunas ocasiones estas cirugías son necesarias desde el punto de vista médico para proteger la vida o la salud de los menores afectados, pero en otros casos se llevan a cabo pese a no existir investigaciones médicas, según el documento.

Los autores del informe hablaron con 16 personas con variaciones de las características sexuales y con ocho padres y madres de menores de edad intersexuales y muchos de los encuestados aludieron al trauma físico y mental que sufrieron en el momento en que se practicaron las cirugías y posteriormente en su vida.

AI considera que el planteamiento actual sobre el tratamiento de los menores de edad intersexuales en Dinamarca y Alemania no protege los derechos humanos, incluidos el derecho a la vida privada y el derecho al más alto nivel posible de salud.

"Dada la actual falta de investigación y conocimiento médico en esta área, no se deben tomar decisiones que cambien la vida y sean irreversibles cuando el menor de edad es demasiado joven para manifestar su opinión sobre lo que se le hace", afirma Carter.

También Naciones Unidas ha denunciado en repetidas ocasiones que estas intervenciones innecesarias desde el punto de vista médico son "prácticas nocivas que violan los derechos humanos del niño", recuerda AI.

La organización pide a Alemania y Dinamarca que cualquier decisión, entre ellas la relativa a una intervención quirúrgica, se aplace hasta que la persona afectada "pueda participar significativamente en la decisión de lo que se le hace a su cuerpo".

AI reclama asimismo que se indemnice a las personas sometidas a intervenciones innecesarias y a impartir formación sobre diversidad de género y corporal a los profesionales médicos.

Se calcula que un 1,7 % de la población mundial -porcentaje similar al de personas pelirrojas- presenta variaciones de las características sexuales, como los cromosomas, los genitales y los órganos reproductores.

Cargando