¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los diésel provocarán 183.000 muertes prematuras en el 2040

Un nuevo estudio científico denuncia que los vehículos con este tipo de motor emiten más contaminación que la que se registra en las pruebas previas de laboratorio y que esto tiene un grave impacto en la salud a escala mundial.

Los grupos ecologistas han pedido ya la prohibición de la publicidad de los coches diésel por sus elevados niveles de contaminación. /

Debido a los fallos en las pruebas de laboratorio, los automóviles, camiones y autobuses con motor diésel emiten 4,6 millones de toneladas de óxido de nitrógeno (NOx) más de lo que permite la legislación internacional, según un estudio realizado por la Universidad de Colorado y que publica hoy “Nature”.

Y estas emisiones contaminantes “extra” provocan, cada año, la muerte prematura de 38.000 personas en todo el mundo.

Esta investigación se ha realizado con la ayuda del Consejo Internacional de Transporte Limpio, la ONG que denunció el reciente fraude de Volskwagen.

 11 países

 En concreto, los investigadores analizaron las emisiones en carretera de vehículos diésel en los 11 principales mercados automovilísticos del mundo: Australia, Brasil, Canadá, China, la Unión Europea, India, Japón, México, Rusia, Corea del Sur y Estados Unidos.

Y este fue el resultado: en 2015, los vehículos diésel emitieron realmente 13,1 millones de toneladas de NOx, y no 8,6 como se suponía con las pruebas de laboratorio. Y la exposición de los seres humanos a este tipo de contaminación está provocando enfermedades del corazón, apoplejía, cáncer de pulmón y otros problemas graves de salud.

 China sufre el mayor impacto en la salud, con 31.400 muertes anuales atribuidas a la contaminación por el diésel, seguida de Europa, con 28.500 muertes anuales.

 Problema en aumento

El estudio proyecta que para 2040, 183.600 personas morirán prematuramente cada año debido a las emisiones de NOx de los vehículos diésel a menos que los gobiernos actúen y pongan en marcha nuevas medidas de control.

"Las normas más estrictas de emisión de vehículos, junto con medidas para mejorar el cumplimiento del mundo real, podrían prevenir cientos de miles de muertes tempranas por enfermedades relacionadas con la contaminación atmosférica cada año", advierten en Nature los autores de esta investigación.

 

Cargando