¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Hacer la compra en el cole de los niños

Farmidable pone en contacto a productores locales con consumidores, distribuyendo su compra en centros educiativos

Ni en la tienda de barrio, ni en el supermercado: ¡en el cole! /

En los últimos años han proliferado iniciativas que potencian la compra de productos locales y de temporada: grupos de consumo que se reparten cestas de hortalizas, la plataforma La Colmena Que Dice Que Sí... Todas ellas comparten valores parecidos, pero también un mismo problema: que su logística limita el éxito de la propuesta, de manera que al final llegan a los convencidos... y poco más. Farmidable introduce una novedad interesante porque reparte las compras en un sitio por el que muchos españoles tienen que pasar —sí o sí— todas las tardes: el colegio de sus hijos.

Pablo Sturzer, uno de los tres fundadores de la empresa, define su propuesta como una nueva forma de consumo basada en el producto local y de temporada, que a veces es ecológico y a veces no. Su modelo consiste en crear "comunidades naturales" y, según cuenta, la primera que se les pasó por la cabeza fue el colegio: "Ahí es donde están los niños, de manera que pueden aprender todo lo relacionado con la alimentación saludable o el consumo sostenible".

El funcionamiento es sencillo. Una vez dado de alta en el sistema y como si se tratase de un supermercado on line, cada usuario elige qué productos quiere: fresas, acelgas, chuletón de ternera, huevos ecológicos, pan, leche fresca, aceite de oliva, mermeladas... Paga a través de Internet, con tarjeta de crédito o PayPal, y luego, el día previamente fijadoo, recoge el paquete de la compra.

Farmidable empezó a funcionar en octubre de 2016 y, por el momento, con unos 400 usuarios registrados, ya reparte producto local en siete puntos de Madrid, seis de los cuales son colegios. El último en incorporarse, el Alameda de Osuna, donde el pasado martes algunos padres —con la bolsa de la compra en una mano y su churumbel en la otra— se mostraban muy satisfechos con la iniciativa.

La belga Leticia Leinen, junto a su hijo, después de recoger la compra. / C. G. CANO

"En Bélgica hace cinco o seis años que existe algo parecido", explica Leticia Leinen. "Para mí es muy importante saber que el dinero va directamente al productor, pero además, cuando vas a buscar a tu hijo, recoges el paquete y te vas. ¡Me encanta!".

Pedro Ibarra cuenta que se ha "tirado de cabeza" a Formidable porque llevaba tiempo buscando un sistema alternativo a "la fruta plastificada de las grandes superficies". Y Yolanda Ruiz se muestra especialmente satisfecha con la posibilidad de comprar lo que quiere y nada más: "Ya había estado en algunos grupos, pero tenías que comprar la cesta completa... Si no te gusta la col, ¿qué haces?".

El gasto medio de la compra semanal ronda los 30 euros —Formidable se lleva hasta un 12 % de comisión— y su objetivo es seguir ampliando los puntos de distribución, llegando también a empresas. "Ya hemos hablado con Leroy Merlin, Oracle o Canon", comenta Pablo Sturzer. Su condición de empresa de consumo responsable les lleva además a potenciar actividades paralelas, como la puesta en marcha de huertos escolares, y visitas o talleres vinculados a la sostenibilidad.

Cargando