¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

38 millones de piezas de plástico invaden una isla deshabitada

  • Científicos estiman que la isla tiene la mayor densidad de escombros en el mundo, con 99.8 % de su contaminación siendo plástica provenientes de todos los rincones de la Tierra. Lo equivalente a 18 toneladas de basura
  • Diario un total de 13.000 objetos son arrastrados por las corrientes hasta sus costas

Greenpeace Filipinas muestra una instalación de arte que representa a una ballena muerta por el plástico y la basura situada a lo largo de la costa del municipio de Naic, provincia de Cavite, Filipinas. / ()

La isla de Henderson es uno de los lugares más remotos del mundo, inhabitada por humanos, pero no libre de su contaminación. La pequeña masa de tierra vive rodeada por un mar de plástico que contamina sus playas. Científicos estiman que la isla tiene la mayor densidad de escombros en el mundo, con 99.8 % de su contaminación siendo plástica. Las 18 toneladas que se esconden entre la arena son evidencia de la catastrófica situación que viven los mares a causa de la contaminación de los humanos.

Las 38 millones de piezas que han llegado a las playas de Henderson, registradas por los investigadores de la universidad de Tasmania y la Real Sociedad del Reino Unido para la Protección de Pájaros, pesan un total de 17.6 toneladas. La mayoría de los esos escombros -aproximadamente 68 %- no son visibles, con un total de 4,500 objetos por metro cuadrado enterrados bajo 10 centímetros de arena. Diario un total de 13,000 objetos son arrastrados por las corrientes hasta sus costas.

En una entrevista con el diario the Guardian, Jennifer Lavers, del Instituto de Estudios de Vida Marina y Antártica de la universidad de Tasmania, ha dicho que el volumen de contaminación plástica en Henderson ha desafiado sus expectativas. “He viajado por todo todas partes, he ido a las islas más remotas del mundo y sin embargo, no importa donde he ido, ni el año en el que he estado, o el área del océano que visitado, siempre, de donde este, la historia es por general es la misma: las playas están cubiertas de escombros producidos por los seres humanos”, aseguró Lavers. “Sin embargo, hubiese pensado que por ser una isla tan remota que hubiera algo de protección. Pero no podría haberme equivocado más. La cantidad [de escombros] me dejó sin palabras y fue por eso que decidí investigar en detalle la contaminación de isla,” añadió la toxicóloga.

Lavers descubrió que los cangrejos están viviendo dentro de la basura como las tapas de botellas, jarras de plástico y hasta encontró uno dentro de la cabeza de una muñeca. Una escena “grotesca” dice la Lavers. “Así fue como me sentí acerca de todos estos cangrejos – no les estamos proporcionado un hogar, esto no es un beneficio para ellos,” añade la experta.

“No hay país que se libre – hemos encontrado desde botellas de Alemania, contenedores de Canadá, hasta una malla para pescar de Nueva Zelanda. Lo que estamos tratando de decir es que todos tenemos responsabilidad en esto, y tenemos que empezar a ponerle atención a eso”.

Henderson con tan solo 3,700 hectáreas, es una de las islas con mayor biodiversidad en el mundo. Es hogar para 20 especies endémicas de planta y cuatro tipos de especies de aves y es la isla más grande del grupo de islas Pitcairn. Su asilamiento ha hecho que hasta hace muy poco gozará de protección de las actividades de los humanos.

Pese a ser patrimonio de la Unesco, Henderson como miles de islas, han sido invadidas por los desechos que los humanos hemos ido arrojando al mar. En la Cumbre Mundial de los Océanos, Indonesia se comprometió invertir mil millones de dólares para limpiar los océanos de plástico.

Lavers dice que individuos y gobiernos tienen la misma responsabilidad en dejar de arrojar residuos al mar y ayudar a limpiar los océanos. “Para mí, la contaminación plástica marina es el nuevo cambio climático, pero quisiera que no cometiéramos los mismos errores que hemos cometido con el cambio climático. No debatamos si existe y si está cambiando, por los siguientes 40 años” dice Lavers. “No esperemos más por la ciencia. No debatamos sobre ello. La cantidad del plástico en nuestros mares es masivo, y necesitamos hacer algo ahora”.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?