¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Carreño de Miranda, el barroco español en dibujos

La Biblioteca Nacional recupera la faceta de dibujante de Carreño, famoso por los retratos de Carlos II, en una exposición con préstamos del Museo Casa de la Moneda y el Prado

El interior de la Iglesia de San Antonio de los Portugueses está decorado por frescos de Juan Carreño de Miranda, Francisco Rizi y Luca Giordano. /

Decía Unamuno que Carreño de Miranda "retrató la austriaca decadencia de España". Y así fue. Famoso por ser el pintor de cámara de Carlos II, también dibujó. Una faceta que rescata ahora la Biblioteca Nacional en colaboración con el Centro de Estudios Europa Hispánica. "Es un antes y un después en el estudio de la obra de Carreño, un trabajo de investigación y de digitalización de su trabajo", explica Ana Santos Aramburu, directora de la Biblioteca Nacional.

"Lo más atractivo de esta exposición es que la calidad y expresividad de lo dibujos puede llegar a cualquier persona sea o no experta en la materia", señala Cristina Agüero, comisaria de la exposición. "Además, a través de esta exposición muchos llegarán a espacios que son muy conocidos para las personas que viven en Madrid, por ejemplo, la Iglesia de San Antonio de los Portugueses, cuya cúpula nos recibe al entrar en la exposición", añade.

La muestra, articulada en siete secciones, explora diferentes aspectos de la trayectoria de Carreño como dibujante, desde su primeras obras de asunto sacro hasta su consagración como retratista de corte, pasando por otras facetas como asesor de Juan Gaspar de Cabrera, X Almirante de Castilla.

Carreño, un maestro del lápiz negro, dibujaba de forma recurrente frailes, querubines e imágenes de la Virgen. Destacó, además, por sus proyectos decorativos desarollados junto a Francisco Rizi, al que conoció a través de Velázquez que "tuvo un papel clave en la trayectoria de Carreño; fue él el que encargo a Carreño en 1658 los frescos del Salón de los Espejos junto a Rizi, su primer encargo regio.

Desde entonces, junto a Rizi llevó a cabo proyectos de gran envergadura, además de los Espejos del Alcázar, realizó grandes obras como el Ochavo de la Catedral de Toledo, la cúpula de la Iglesia de San Antonio de los Portugueses o los cuadros de la capilla de San Isidro.

Los dibujos de Carreño se presentan también en paralelo con hojas de artistas de su círculo, como Rizi, Claudio Coello, Mateo Cerezo y Pedro Ruiz González, así como junto a documentos de archivo, impresos y obras de literatura artística que ilustran pasajes de su vida y trayectoria.

Carreño de Miranda. Dibujos cuenta con  préstamos de grandes como el Museo Casa de la Moneda, el Prado, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando e, incluso, el Metropolitan de Nueva York. Se puede disfrutar desde ya y hasta el próximo 10 de septiembre.

Cargando