¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Macron consigue ampliar la descomposición de los partidos tradicionales franceses

Las legislativas provocarán la mayor renovación parlamentaria en medio siglo

El presidente francés Emmanuel Macron / ()

Las elecciones francesas de 2017 pasarán a la historia como unas de las más imprevisibles y apasionantes de la democracia francesa. Históricamente los franceses han dado la mayoría parlamentaria a la formación del presidente elegido.

Hace un mes nadie se atrevía a vaticinar una victoria en la Asamblea Nacional para el recién jefe del Estado elegido, Emmanuel Macron, el más joven desde Napoleón. Con un partido de apenas un año de vida y desconocido del gran público hasta entonces, pocos pensaban que lograría imponer a sus candidatos en el Parlamento. 

Las últimas encuestas pronostican que obtendrá una mayoría holgada, entre 380 y 420 escaños, sobre un total de 577 (la mayoría absoluta es de 289).

Expatriados por Macron

En las once circunscripciones del extranjero que votaron por anticipación, los diez candidatos de la La République en Marche (LReM) se colocaron en primera posición. Son circunscripciones particulares, porque los “expatirados” pertenecen en mayor proporción a la población más formada y son muy europeístas.

“El Frente Nacional (FN) y Jean-Luc Mélenchon de la “Francia Insumisa) no están apenas representados y la abstención en el extranjero es más alta que en el Hexágono” señala Fréderic Dabi, director general del Instituto Ifop.

Sociológicamente, este colectivo es muy sensible a las primeros pasos exitosos de Macron en la escena internacional, pero los resultados “convergen con las grandes tendencias que observamos para todo el país”, continúa Dabi.

Hay una “dinámica que suele desatar la victoria presidencial”, pero el desmoronamiento de los partidos políticos tradicionales que ha supuesto la elección de Macron “ se ve ahora amplificada”. Macron barre hacia la derecha y hacia la izquierda y absorbe todo el centro.

Se abre una brecha interna en el partido de Le Pen

La derrota de su líder Marine Le Pen ha reabierto las disputas internas; el partido está descabezado y profundamente dividido en torno a su programa centrado en el abandono de la Unión Europea, pero que ha rechazado la población. Nadie sabe hoy cuál es el programa del FN.

Con la nominación de conservadores (LR) para puestos claves del Gobierno (el primer ministro Édouard Philippe o el responsable de Finanzas, Bruno Le Maire) Macron ha descompuesto también las filas conservadoras.

En las encuestas de popularidad, notamos que entre los Republicanos, hay una muy buena opinión de Macron y por su situación centrista puede ser el eslabón para unir en caso de duelo frente a un candidato del FN o de Mélenchon.

En efecto, los buenos resultados de Mélenchon en las presidenciales no se repetirán ahora. Según los sondeos su alianza de “insumisos” recogerá un 10% menos de votos. Más fuerte será el retroceso para el Frente Nacional.

Los cambios de la Asamblea Nacional francesa

Por otra parte, se anuncia una gran renovación al entrar en vigor la ley que impide la acumulación de mandatos. Más de un tercio de los diputados de la legislatura que concluye no se presenta a la nueva.

La próxima Asamblea Nacional será más joven, más femenina (el 42% de los candidatos son mujeres) y menos experimentada. La mitad de los candidatos del partido de Macron proceden de la sociedad civil y no tienen experiencia política.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?