¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Elecciones Generales 1977 | 40 años

Norma Duval, 'Ramona' y Esteso

  • Norma Duval protagonizaba en junio de 1977 'Ramona, te quiero' y Concha Velasco encarnaba a Mariana Pineda
  • 'Viridiana' llegaba por fin a España con 16 años de retraso y Amancio Prada presentaba el 'Cántico espiritual'

Norma Duval, como Ramona. /

Con sonido muy “comediscos”, Linda de Miguel Bosé alcanzó “lo más alto” en la lista de Los 40 Principales. Y logró una verdadera proeza, mantenerse tres semanas en el lugar más cotizado de la radio nacional en una época en la que el destape político, cultural y hasta sexual (generalmente sólo de “señoritas”) era habitual. Destape que se podía ya empezar a ver o a exhibir no sin ciertos problemas con las autoridades policiales, políticas y religiosas. Las tres, católicas, apostólicas y romanas, como “debía ser”.

En la semana de las elecciones del 15 de junio de 1977, se podían ver en cines y teatros nacionales (más en las grandes capitales que en pequeñas ciudades de provincia en las que “destaparse” era más complicado) películas y obras de teatro prohibidas por el régimen franquista y consideradas “anatemas” por cardenales y obispos dirigidos entonces por Vicente Enrique y Tarancón. En la televisión, los rombos anunciaban los peligros morales de los programas y las películas entonces eran calificadas. Las “peores” que se podían obtener eran la de “para mayores con reparos” y, ya sin ningún género de dudas, la de “gravemente peligrosa”. Por cierto, eran tiempos en los que Lefevre aún no había sido excomulgado y no tenía problema alguno en levantar su voz contra el Vaticano.

En junio de 1977, con 16 años de retraso, Viridiana de Buñuel ya se podía ver en las pantallas nacionales. Y sobre el escenario de un teatro madrileño, Concha Velasco encarnaba a Mariana Pineda acompañada de Pilar Bardem y María Luisa Ponte en Las arrecogidas del beaterio de Santa María Egipciaca, obra de Martín Recuerda que fue escrita siete años antes pero que no pudo ser representada antes por la censura.

La “primerísima figura” Norma Duval, junto al ballet Ritmo 77 y el resto de los miembros de la compañía de revista de Fernando Esteso hacían dos funciones de Ramona, te quiero. Claro que el mismo día de las elecciones, descansaron. Eran tiempos de dobles funciones. Y del día descanso, una más de las reivindicaciones de la histórica huelga de actores de dos años antes.

.

A juzgar por la crónica del corresponsal de El País en Londres, a la sazón Juan Cruz, Nuria Espert y Víctor García rompían la pana con Divinas Palabras. Triunfaban en una “plaza” difícil con una obra difícil la misma semana de las elecciones.

El viernes de esa semana, Akelarre, Ñu, Triana y Burning ofrecieron concierto en Los Jardines de Villarosa de Madrid en un “happening artístico-musical” en el que participaron también Iván Zulueta, Luis de Pablos y Gordillo y que pretendió ser "el liberador show postelectoral". La fiesta se prolongó, a juzgar por las crónicas del momento, durante tres días tres.

.

En las tiendas de discos, ya se podían comprar los LP’s de Amancio Prada -Cántico espiritual- y de Paco Ibañez que acababa de sacar su disco con poemas de Neruda. Y los jubilados, funcionarios y pensionistas ya podían visitar sin pasar por taquilla los museos madrileños.

Y en las librerías se podía encontrar lo último de uno de los novelistas de la generación de los novísimos, Juan José Millás, que acababa de publicar “Visión del Ahogado”. Al tiempo, Emilio Romero presumía de sus Cartas pornopolíticas. No es que el erotismo vendiera mucho. ¡Era su momento y había que aprovecharlo incluso hasta en los títulos!

La misma semana de las elecciones, algunos funcionarios fueron a “secuestrar” por orden gubernativa (no se conocían las razones) el número tres de la Revista Pachá -fotos eróticas, humor gráfico e historietas- pero no pudieron hacerlo porque al llegar a la editora, no encontraron ejemplar alguno.

Y por cierto, a Linda de Bosé le siguió en el 1 de los 40 Morir al lado de mi amor, de Demis Roussos.

Cargando