¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Sabina llena el Royal Albert Hall de Londres

Cumple un sueño "inimaginable" con su actuación en el Royal Albert Hall, donde hizo vibrar a un público entregado

Joaquín Sabina, en el Royal Albert Hall este 14 de junio. / ()

Joaquín Sabina aseguró antes de arrancarse a desgranar su nuevo álbum, Lo niego todo, además de las canciones más míticas de su exitosa y dilatada carrera, que ni en sus "sueños más locos" se atrevió a pensar que algún día actuaría en el Royal Albert Hall, uno de los teatros más emblemáticos del mundo.

El Royal Albert Hall es conocido como el templo del rock. / Samir Hussein (WireImage)

"Es una noche mágica, por este escenario han pasado todos mis maestros y héroes", decía el cantante antes evocar sus tiempos de juventud como okupa en la capital británica y como músico callejero. "Estuve siete años cantando en el metro y en restaurantes inmundos", relató ante los vítores de un público, en su mayoría español, que esperaban impacientes que la música de su ídolo se apoderara del teatro.

El repertorio del concierto

Joaquín Sabina, con parte de su banda. / Samir Hussein (WireImage)

El artista abrió su actuación con la canción que da título a su nuevo trabajo, el primero en ocho años tras Vinagre y rosas (2009) y La orquesta del Titanic (2002).

Después de "negarlo todo", continúo entonando varios de los doce temas de los que se compone el disco, en los que no teme cantarle a la vejez -"El tren de ayer se aleja, el tiempo pasa"- en canciones como Lágrimas de mármol.

Entre nota y nota, Sabina tuvo muy presente a los siete músicos que le acompañaban sobre el escenario, a los que se refirió como su "familia" y cedió protagonismo en varios momentos de la velada.

Pero para el que tuvo unas palabras más especiales fue para José Miguel Conejo, más conocido como Leiva, sin el cual "no habría podido escribir este disco" y que fue el encargado de abrir el telón de la noche con algunas de sus canciones más aclamadas, como Lady Madrid o Terriblemente cruel.

El ex de Pereza ha producido y ha colaborado como compositor en Lo niego todo pero además en esta ocasión cantó a dos voces con Sabina la famosa Princesa.

Joaquín Sabina disfrutó sobre el escenario del Royal Albert Hall. / Samir Hussein (WireImage)

El jienense, de 68 años, no quiso dejar pasar la oportunidad de recordar a Ignacio Echeverría en la ciudad donde fue asesinado el pasado 3 de junio, además de a las víctimas del incendio en una torre residencial de la capital británica.

Como era de esperar los momentos más emocionantes registrados en las más de dos horas de concierto y que hicieron las delicias de los fans ocurrieron cuando el artista entonó algunos de los temas más representativos de su carrera como 19 Dias Y 500 Noches, Noches de boda o Y sin embargo.

Pastillas para no soñar y los aplausos y ovaciones que la precedieron pusieron el broche de oro a una de las noches de sus casi 40 años de trayectoria que más le va a costar olvidar a Joaquín Sabina.

Cargando