¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Trump quiere acabar con los avances de Obama en Cuba

El presidente de Estados Unidos anunciará este viernes en Miami restricciones en viajes turísticos y comercio con la isla

El presidente de EEUU, Donald Trump, firma una orden ejecutiva en la Casa Blanca. / ()

Donald Trump viaja este viernes a Miami para reafirmar la importancia del embargo comercial al que Estados Unidos lleva sometiendo a Cuba durante 56 años y anunciar que da marcha atrás a los avances en la normalización de las relaciones iniciado por Barak Obama hace casi dos años y medio.

Lo más significativo es que se van a endurecer los requisitos para los viajes turísticos y a prohibir las transacciones financieras a empresas controladas por el ejército cubano que, según dice el gobierno estadounidense, "benefician financieramente al régimen de Castro, mientras el pueblo cubano recibe poco a cambio".

Esto significa que un estadounidense no podrá gastar dinero en ninguna empresa, hotel, restaurante o servicio turístico controlado por el Grupo GAESA, el brazo empresarial del ejército cubano que controla un 60% del total de la economía y el 80% del sector turístico. Para compañías como la hotelera Marriott, la nueva ley podría suponer la cancelación de su licencia para operar en la isla, obtenida el año pasado tras conseguir el permiso de la administración Obama para firmar un acuerdo con GAESA. Está previsto que la norma entre en vigor en un plazo de 90 días.

Aunque el turismo civil a Cuba sigue prohibido por la ley federal, bajo el gobierno anterior se empezaron a permitir los viajes conocidos como "people to people" (gente a gente) destinado a visitantes que planean intercambios educativos para los que se requerían pocos requisitos. Con Trump viajar a Cuba se va a volver mucho más complicado. La nueva norma requiere un itinerario que "mejore el contacto con el pueblo cubano, apoye a la sociedad civil, promueva la independencia del pueblo cubano de las autoridades", según el borrador que han publicado varios medios estadounidenses. Además, las personas que viajen a la isla tendrán que llevar registros detallados de todas sus transacciones financieras porque podrán ser solicitadas por el Departamento del Tesoro.

Esta directiva es una propuesta liderada por el senador cubanoamericano Marco Rubio y Trump, que al inicio de su campaña electoral apoyó el deshielo de las relaciones, la va a firmar como agradecimiento a sus votantes de origen cubano en Florida, que terminaron siendo clave para su victoria. El anuncio lo hará en el teatro Manuel Artime, nombrado así para conmemorar a un soldado de la fallida invasión a Bahía Cochinos con el fin de tumbar a Fidel Castro.

Trump quiere desmarcarse así de la política de su predecesor con la isla aunque no va a eliminar los avances por completo. Por ejemplo, no va a restablecer la ley "pies secos, pies mojados", la embajada de Estados Unidos en La Habana seguirá abierta, las remesas seguirán siendo legales y se permitirá el pago a cuentapropistas.

Varios analistas aseguran que volver a la etapa de aislamiento anterior no va a mejorar la situación de los derechos humanos ni va a disminuir la represión social en la isla; y además podría perjudicar la colaboración en materias de migración y lucha contra el narcotráfico en la región.

Cargando