¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Triatlón

Y el triatlón popular pudo con la ola de calor

Miles de triatletas abarrotan la Casa de Campo y logran sus objetivos pese al calor extremo

Así quedó el podio del triatlón olímpico en el Villa de Madrid /

"La temperatura del agua es de 27º, así que el neopreno está prohibido", esa fue lo primero que escuché al llegar al campo de fútbol de la Casa de Campo el pasado domingo. Eran las 8.30 de la mañana y seguramente andábamos por los 30º al sol. Aun estamos en primavera y aquí no hay quién pare, pensé mientras dejaba la bici e intentaba colocar todo de forma correcta en la caja.

Sin embargo esa idea preconcebida de que el calor lo haría todo imposible fue finalmente falsa, los cientos de triatletas que allí había solo tenían en mente cumplir sus objetivos y disfrutar independientemente del lorenzo que allí estaba pegando. El sábado tuvieron lugar las pruebas con drafting permitido (circular en grupos en el sector ciclista), y también tuvo lugar el campeonato regional de triatlón olímpico.

Los triatletas nadan en la Casa de Campo de Madrid / Popular Du&TriCup

La victoria fue para Luis Miguel Sánchez Rosado en la prueba masculina y Ana Mariblanca en la carrera de chicas. Fueron las pruebas más multitudinarias del fin de semana y discurrieron con total normalidad salvo un par de golpes de calor, que el Samur se encargó de auxiliar a la perfección.

Gran parte de la culpa del éxito de la prueba recayó en la organización del evento, que en un gesto de sabiduria y genialidad, decidieron rediseñar el trazado de carrera a pie (en el que más se sufre el calor) para meterlo de forma íntegro bajo la sombra de la pinada de la Casa de Campo. Esto hizo que el circuito fuera algo más técnico y revirado, pero tremendamente más fresco.

El domingo a las 7.30 de la mañana se tiraron al agua los 'valientes' del Half, más de cuatro horas de sufrimiento que acabó con victorias de Mikel Otaegui y Elena Antolín. Entretanto los que hacíamos el Short nos íbamos mezclando con esos valientes. La prueba fue fantástica, mejor organizada que otros años y con la impresión de estar menos masificada, algo que se agradece mucho mientras asciendes jadeando el cerro de Garabitas.

José Almagro y Yolanda Manso se llevaron una carrera que cerraba el certamen y que ponía el broche de oro a un gran fin de semana de triatlón popular en Madrid. El verano que viene, más.

Cargando