¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El horror de la carretera de la muerte

Casi la mitad de las 64 víctimas del incendio de Portugal fallecieron en la Nacional 236 al verse rodeados por las llamas

Imágenes de un dron de la carretera donde quedaron atrapadas más de la mitad de las víctimas

La Nacional 236 es una carretera tranquila que une Figueiró dos Vinhos y Castanheira de Pera, dos pequeños pueblo rurales de Portugal rodeados de pinos y eucaliptos. Una carretera con curvas y árboles en una zona con un paisaje bucólico. Uno de esos lugares en los que uno cree que nunca pasa nada. Pero este sábado, esa carretera se convirtió en una trampa mortal, en una réplica del infierno cuando las llamas rodearon la ruta atrapando a una docena de coches. Gente de los pueblos cercanos que al ver el avance de las llamas dejaron todo e intentaron escapar. Dejaron sus casas, sus granjas y a sus animales. Todo ardió rápidamente. Se montaron en sus coches intentando huir sin saber que ya no había escapatoria. La fuerza del viento y la intensidad del fuego devoraron todo el monte, los pueblos y la carretera, esa Nacional 236 en la que han muerto treinta de las más de sesenta víctimas del incendio.

Este lunes, cuando las llamas han permitido a los bomberos llegar a la carretera se han encontrado una escena de terror con coches calcinados con familias con niños en su interior, motos consumidas por las llamas y las huellas de una tragedia que hoy llora Portugal entera. “Toda la zona fue engullida por el fuego en tan solo diez minutos", relata en El País uno de los vecinos y uno de sus supervivientes de la carretera junto a su hermano.

Cerca de la zona se encuentra una delegación de 28 bomberos españoles que se han sumado al destacamento que lucha contra el fuego, todavía activo. Aitor Soler, el oficial que dirige el equipo español de la zona. “Hemos llegado esta mañana y nos hemos encontrado llamas de cuatro metros y estaremos aquí ayudando el tiempo que haga falta”, ha afirmado en ‘Hora 14’.

Más de 900 personas luchan todavía contra un fuego que ha matado a más de sesenta personas y que sigue aislando zonas. El alcalde de la localidad de Ansião, Rui Rocha, ha alertado de que será necesario "un trabajo muy grande" para recorrer todas las aldeas afectadas, pues no se ha llegado a todas. En la zona abrasada por las llamas, advirtió, existen numerosas alquerías en lugares muy abruptos por los que ha pasado el incendio y a las que aún no han llegado los medios terrestres para ver si hay víctimas, lo que podría aumentar el alcance de esta tragedia.

FOTOGALERÍA

Las imágenes del incendio de Portugal

Cargando