¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La niña refugiada de la mutilación genital

España acaba de conceder el asilo a una pequeña guineana de 12 años cuyo padre la salvó de la ablación a pesar de la oposición de toda su familia

Marianma escapó de la mutilación genital por 24 horas y por la valentía de su padre. Ibrahima, un inmigrante guineano establecido en España desde 2001 y con residencia de larga duración llevaba desde el 2010 intentando reagrupar a su hija. En 2013 lo consiguió in extremis, gracias a las abogadas de la Fundación La Merced Migraciones. Llegó a Conakry con el visado para su hija justo el día antes que sus abuelas tenían previsto la mutilación. La lucha de Ibrahima se topó con la incomprensión y el rechazo de toda su familia,”ni mi madre, ni mi suegra, nadie me apoyaba, toda la familia me rechazó por esto. Hace poco fui a Guinea de nuevo para intentar hablar con mi madre y arreglar las diferencias pero nada. Todo el mundo me rechazaba, incluso mi mujer pero finalmente pude convencerla. Cuando mi mujer aceptó dijo vale, no vamos a hacerlo, pero ella también sufrió el rechazo pero en 2013 conseguí traer a la niña a España y ponerla a salvo” afirma Ibrahima Bah en declaraciones a la Cadena SER.

Desde el pasado miércoles, cuando recibió la notificación de la Oficina de Asilo y Refugio del Ministerio del Interior esta pequeña guineana se ha convertido en uno de los primeros casos de asilo por temor a mutilación genital que se conceden en España, y el primero en una niña tan pequeña.

“Muy contento porque sé que ahora ya está protegida. Me alegro mucho, es muy bueno que exista una ley que protege a las personas como mi hija que son más vulnerables y débiles ante peligros como la ablación, estoy muy contento de a que se pueda proteger a una niña por esto” asegura Bah.

Es además uno de los primeros estatutos de refugiado de este perfil que se otorgan en nuestro país en primera instancia, sin tener que recurrirse a los tribunales como sucedió por ejemplo en el expediente de una mujer nigeriana a la que se denegó por parte de la oficina de asilo pero que finalmente consiguió la protección por una sentencia del Tribunal Supremo. Según fuentes de la representación en España del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) hay menos de 20 casos de mujeres que han recibido protección por este motivo en los últimos 5 años.

El caso de Marianma, el nombre ficticio bajo el que su padre quiere protegerla, ya marcó un antes y en un después en julio de 2013 al convertirse en el primer caso de reagrupación familiar que concedió por este motivo el gobierno de España. “Lo más destacado de aquella resolución es que se minoró el criterio económico para que a pesar de los bajos ingresos del padre pudiera traer a su hija por el beneficio superior de la menor de protegerla de aquella amenaza” asegura su abogada, Patricia Fernández.

Esta letrada especializa en materia de extranjería y derechos humanos, y con una amplia experiencia en el sector, valora desde la Fundación La Merced Migraciones que este caso demuestra que la administración española puede ser más garantista en materia de protección, “ha sido un reconocimiento por un lado del riesgo que efectivamente sufre esta niña en su país de origen por la prevalencia de la mutilación en su país y porque es el único país donde se siguen incrementando los índices de mutilación. Y también gracias al trabajo y a la sensibilidad de en este caso del Ministerio de Empleo y Seguridad Social que ha incidido muy positivamente para la concesión del asilo. Significa un reconocimiento más de los motivos de género. La mutilación genital afecta al 97% de las niñas guineanas y yo creo que es una victoria para los derechos de la infancia y para los derechos de las mujeres”

Ibrahima, que se ha convertido en un activista contra la mutilación genital y que colabora con ONG como Médicos del Mundo en charlas de sensibilización, que incluso ha protagonizado un corto (dirigido por Mabel Lozano) en el que cuenta su historia, asegura que su hija no volverá a pisar Guinea Conakry porque siempre estará en riesgo de ser mutilada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?