¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Feministas, corresponsables y sensibles: la paternidad reivindica nuevas formas de ser

Leen libros sobre el embarazo, la conciliación es prioritaria y no esperan a tener estabilidad económica para formar una familia

Marcos y Jorge, de 35 y 25 años, con sus bebés recién nacidos. /

Escriben blogs sobre su experiencia de padres primerizos, leen libros sobre embarazo, hacen piel con piel cuando nacen sus bebés, arañan tiempo para estar en familia, los duermen en brazos y se dejan llevar por su propio instinto. Son los padres millennials, que reinventan la forma de crianza y reivindican su espacio. "Mi padre, aunque es un excelente padre, viene de una sociedad más machista. Entonces, el rol social era de manutención y, como mucho, pasar el tiempo libre. No había una presencia en el día a día. En nuestro caso, hay una implicación más activa en la crianza, más comprometida e igualitaria".

Marcos Pérez es un malagueño informático de 35 años, padre de dos mellizos de 18 meses, bautizados como Caribicho y Cocopanza en su blog. "Tuve la baja de 15 días más otros dos por parto múltiple y otros 15 de vacaciones. No me dejaron entrar en el parto porque fue cesárea, pero sí pude hacer el piel con piel mientras terminaban de atender a la madre y estaba en reanimación", explica. Ya en casa, Marcos se encargaba de darle una jeringuilla con leche materna a uno de ellos "porque se engachaba peor al pecho".

Marcos, junto a sus mellizos y a su perro Pluto. / CADENA SER

Jorge: "Mis amigos me dicen que estoy loco"

Jorge Recio vive en Talavera de la Reina (Toledo). Acaba de ser padre con solo 25 años. La media en España está en 34. "Yo quería ser padre joven. Me da pena que muchos no quieran formar una familia. Todos tenemos reponsabilidades y que pagar facturas. Mis amigos me dicen que estoy loco por tener un hijo a esta edad, incluso por independizarme. Lo cierto es que está muy complicado, pero si espero a tener un sueldo fijo, una seguridad o estabilidad ¡no tendrían nunca hijos!".

Jorge, con su bebé recién nacido. / CADENA SER

Ha abierto hace solo tres meses una tienda de nutrición deportiva junto a otro socio. Su intención es prepararse las oposiciones para la Policía Local. Ahora llega a casa sobre las nueve y media de la noche y por la mañana sale a las diez. No da para más. La decepción se la llevó cuando le dijeron que no había superado los dos meses de prueba de trabajo en una tienda de bricolaje. Decidieron no contar con él solo unos días antes del parto.

Jorge lo pasó mal cuando su chica comenzó con las contracciones. "No nos separamos desde que comenzaron. Teníamos claro desde el primer momento que queríamos compartir todo el proceso juntos. Aunque la verdad es yo lo pasé bastante mal, no en el parto porque estoy familiarizado con el hospital y la verdad que tolero bastante bien la sangre y todo lo que conlleva, pero lo pasé bastante mal durante el proceso de dilatación". Cuenta que sentía impotencia y lástima por los dolores que sufría su pareja, mezcladas con alegría al pensar que ya quedaba menos para ver a su hijo.

Las contracciones se sucedían cada cinco minutos. Había que esperar a que la dilatación siguiera su curso. "Fue muy estresante. Luego llegó el parto, duró una hora y media. Poco podía hacer yo, más que estar a su lado, animando. No podía ayudarla en nada, se lo comió todo ella. Al menos, estuve ahí", recuerda.

Marcos: "Hay que hacer autocrítica para no continuar con rutinas que son machistas"

Nunca hubo debate. Caía por su propio peso. Marcos y su pareja, Déborah, comparten todo lo que tiene que ver con la casa y el cuidados de sus hijos. Cocinar, comprar, tirar la basura, lavadoras, bricolajes varios, dormirlos, cambios de pañales, darles de comer o salir de paseo. "Hay que normalizar una paternidad implicada, igualitaria y adaptada a las necesidades del núcleo familiar. Debemos hacer autocrítica de todos los gestos, costumbres y rutinas integradas que, sin darnos cuenta, fomentan un sistema machista. Lo que llaman micromachismos. Asumir donde flojeamos y hacer fuerza ahí, ser conscientes del cambio. Sólo así podremos brindar un mundo un poquito mejor", cuenta convencido.

No quiere olvidar el trabajo de sus padres que aún viviendo "clichés asumidos en los que el rol de la mujer y del hombre estaban muy marcados", siempre ha recibido una educación en valores, "sin los cuales no tendría las convicciones que tengo por cambiar las cosas". Por eso, su deseo es que dentro de tres décadas, los que ahora son bebés, puedan decir que han conseguido una sociedad igualitaria. Sus mellizos son un niño y una niña. Que crezcan con los mismos derechos es una de la prioridades de Marcos. En su blog, explica cómo vive su paternidad.

En la misma línea mantiene su página, Raúl Corrons. Su hijo tiene tres años  y lleva dos explicando sus andanzas. Se define como un padre feminista que busca la igualdad.  "Escribo sobre mi experiencia, eso es lo que le gusta a la gente. Desde la cercanía. Y saco conclusiones. Hablo desde el feminismo hasta actividades en familia o libros que me gustan leer con mi hijo. También explico en una especie de diario, mes a mes, los avances en mi hijo. Lo hago pensando en que pueda leerlo cuando crezca". 

Raúl pone cara de papá cavernícola. / CADENA SER

Explica que ser padre le ha cambiado. "Soy más responsable y consciente de que tengo que dejar un mundo mejor. Ser padre es un sentimiento único, nunca había sentido nada parecido". Raúl comenzó su blog animado por Joaquim Montaner, impulsor de la plataforma papás blogueros, como una forma de reivindicar un espacio en la sociedad.

Joaquim: "El cambio es lento, pero cada vez hay más padres presentes en el día a día de los hijos"

Al principio solo había 16 páginas bajo el paraguas de papás blogueros, ahora hay 190 y no dejan de crecer. "Llevamos seis años de trabajo. La intención es que se convierta en un lugar de encuentro de padres para compartir experiencias, un espacio de conversación también con madres con el objetivo de ser mejores progenitores", explica su creador Joaquim Montaner.

La experiencia de ser padre le cambió la perspectiva, y pensó que quizá no era el único. Estaba en lo cierto. "Es fascinante la diversidad que puedes encontrar. Como la vida misma: padres que cuentan su día a día centrándose en lo emocional, compartiendo vivencias y solicitando ayuda a otros. Conversación en estado puro. Videobloggers, ironbloguers, ilustradores, dibujantes. Padres solteros, separados, de pequeños con enfermedades raras…es un muestrario de lo que sucede en la vida y es realmente inspirador", confiesa. Su interés es que actúen como un colectivo. 

Joaquim Montaner, creador de 'Papás blogueros'. / CADENA SER

En un contexto social en que el tienen eco reivindicaciones para conciliar como la de Laura Baena, al frente de Malasmadres, los padres se empoderan en su tarea de crianza en un camino que ya no tiene vuelta atrás. Otra cosa es la velocidad a la que se avance en materia de igualdad.

Cargando