¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Vargas Llosa: "El Chapo Guzmán hubiera fascinado a García Márquez"

El escritor peruano imparte una clase magistral sobre su relación con el Nobel colombiano y su obra

UCM TELEVISIÓN

A lo largo de una hora, Mario Vargas Llosa ha desgranado los puntos cardinales de su relación con Gabriel García Márquez, desde el inicio de su amistad por carta, tras descubrir su novela 'El coronel no tiene quien le escriba', hasta su primer encuentro en el aeropuerto de Caracas, desde el momento en que se convirtieron en amigos íntimos hasta la noticia de su muerte.

Vargas Llosa ha explicado a la audiencia de los Cursos de Verano de El Escorial el proyecto a cuatro manos que abandonaron ambos escritores. Una novela sobre una guerra entre Perú y Colombia que se difuminó en el tiempo. A pesar de las similitudes en sus biografías – criados ambos por los abuelos maternos y con una relación conflictiva con los padres-, el Premio Nobel señalaba que lo que más les unió fue la admiración mutua que ambos sentían por la obra de Faulkner.

Gran parte de su intervención ha estado centrada en la relación de Gabo con la revolución cubana y la influencia del caso Padilla en el cambio ideológico del escritor colombiano, que estaba pasando por una fase de desencanto con los Castro. Vargas Llosa apuntaba a cierto oportunismo por parte de Gabo: “Yo creo que tenía un sentido muy práctico y descubrió que era mejor para un escritor estar con Cuba y no contra Cuba, así se libró de sufrir el baño de mugre que tuvimos los que criticamos la revolución”.

Deslumbrado por ‘Cien años de soledad’ y el talento de García Márquez, Vargas Llosa también ha revelado que el autor colombiano nunca se vio como un intelectual, sino que "funcionaba más como un artista y un poeta".

Entre las anécdotas relatadas, una acerca de la edad real del Nobel colombiano. El padre de García Márquez le preguntó por qué le había quitado un año a su hijo en su libro ‘Historia de un deicidio. El dato se lo proporcionó el propio escritor y cuando contactó con él y le preguntó, se puso incómodo con el tema y lo dejaron. Vargas Llosa ha relatadoque García Márquez sentía "fascinación por los hombres poderosos", no solo desde un punto de vista literario sino vital: “El Chapo Guzmán le habría fascinado”.

El escritor peruano también ha tenido tiempo para hablar de la situación política en Latinoamérica. “La solución no son los cuarteles ni las grandes utopías socialistas. Eso ya lo hemos recorrido y el camino es la democracia”, ha apuntado. Vargas Llosa, que dice haber vivido la muerte de García Márquez con mucha pena y como el fin de una época, no ha revelado los detalles de su ruptura. “Después del distanciamiento, no lo volví a ver. Estamos entrando en terrenos peligrosos”, decía, escabulléndose.

Las teorías de su 'ruptura'

Hace unos años, Mario Vargas Llosa, cansado de que le preguntaran por los motivos de su enemistad de décadas con García Márquez, contestó: "No voy a decir nada. Tendrán que ser los demás los que averigüen lo que pasó".

La historia se ha publicado hasta la saciedad. El 12 de febrero de 1976, el escritor peruano llegó a Ciudad de México para asistir al estreno de la película ‘La odisea de los Andes’, cuyo guión había escrito. En el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes de México, donde se iba a proyectar la cinta, se encontró con García Márquez, que se acercó a saludarle. Y Vargas Llosa correspondió al saludo de su amigo con un puñetazo en la cara, mientras le decía algo así como “esto es por lo que le dijiste (o le hiciste) a Patricia”. Patricia, su mujer. Gabo se quedó con el ojo izquierdo hinchado y la amistad con Vargas Llosa rota.

Los dos premios Nobel se conocieron en Venezuela, pero su amistad nació en Barcelona a finales de los años 60. Ambos compartían, además de admiración mutua, el mismo barrio barcelonés –Sarrià- y planes conjuntos de los dos matrimonios, a la misma agente literaria, Carmen Balcells.

Hay múltiples versiones y chismes en el mundillo literario sobre los motivos que llevaron a Vargas Llosa a golpear a su amigo, pero el escritor Plinio Apuleyo Mendoza, amigo de ambos, contó en su día que, mientras Mario estaba de viaje en Bogotá, Gabo le pidió a Carmen Balcells que organizara una cena a la que estaba invitada Patricia, mujer de Vargas Llosa. Esta tenía que ir al aeropuerto al día siguiente de esa fiesta y Gabo se ofreció a llevarla. El autor de ‘Cien años de soledad’ se perdió y se equivocó de ruta y, por lo visto, le dijo algo así como que si perdía el avión ya harían una fiesta juntos. Patricia perdió el avión y volvió a su hotel, pero la historia le llegó a su marido. Y después llegó ese puñetazo en el hall de aquel teatro mexicano. Gerald Martín, biógrafo del colombiano, coincide también con la versión de Apuleyo. Pero esta es solo una de las muchas que existen sobre el asunto.

Años después, en un acto público, preguntaron a García Márquez por aquel incidente y su ruptura con Vargas Llosa. El Nobel dijo: "eso es un problema de Mario y de los chismes que le contó Patricia, que le llenó de cuentos la cabeza".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?