¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EN DIRECTOToda la información del doble atentado en Cataluña, minuto a minuto

Echarse unas risas

A pesar de su minoría y aunque sea por la mínima, el techo de gasto es el último ejemplo de los escollos que salva el Gobierno

()

Cuando empezó a hablar Cristobal Montoro en el Congreso, Cristobal Montoro apenas era un rumor. Ni había muchos diputados en sus puestos ni los que había le atendían como otras veces. En la tribuna se le oía de lejos mientras el ministro insistía -lo repitió varias veces- en que nunca en la historia España ha tenido un momento económico tan próspero como éste.

Acabada la campaña de la renta, todo era optimismo en Montoro, que esta vez no miraba a la oposición ni con ironía ni con desprecio. La miraba con el relajamiento que tenían todos los miembros del Gobierno. Los que estaban, porque Rajoy no fue al debate y la vicepresidenta se dejó ver poco.

Los ministros Nadal, Méndez de Vigo y Báñez rieron durante un rato, a veces a carcajadas, y algo muy divertido debió de tener la discusión parlamentaria porque también se vieron risas de Rafa Hernando en su escaño. No hizo falta que Montoro, que desafió a la suerte con una corbata amarilla, demostrara que nadie sonríe en el Congreso como él sabe, con una sonrisa que hiela.

Esta vez se escaparon risas sueltas de quien, con la mayor minoría con que se ha gobernado este país, tiene presupuestos para este curso y la base para los que vienen. Aunque fuera por dos votos de diferencia.

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?