¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

NEGOCIACIONES

El Parlamento Europeo quiere anular en marzo los 73 escaños británicos

La ley para la nueva representación parlamentaria estará lista un año antes del 'brexit'

El Parlamento Europeo debe decidir cómo ocupar los escaños británicos. /

Unos quieren crear una lista europea y otros aumentar el poder de los países más grandes, con el voto de sus ciudadanos penalizado frente al de los pequeños. Hay quienes, sencillamente, quieren eliminar las sillas para reducir la talla del Parlamento Europeo. Pero todos comparten el deseo de aprobar la reforma del Europarlamento en marzo, un año antes de la salida oficial del Reino Unido, convirtiendo el debate en un mensaje a May cuyos envites lejos de dar miedo han generado una especie de prisa colectiva por estar preparados.

El Parlamento Europeo y el Consejo tienen creen que es “imprescindible reformar los escaños antes del verano del 2018”. Ramón Jáuregui, del grupo socialista resume a la Cadena SER un debate que acaba de empezar y con el que se quiere “reajustar las leyes nacionales con tiempo suficiente para estar preparados para las elecciones de junio del 2019”. El Parlamento “quiere ser serio y trabajar con la hipótesis de que el Reino Unido se va porque ya ha notificado su artículo 50” ha explicado Jáuregui. Por lo que los eurodiputados propondrán al Consejo “una fórmula de reparto de los escaños para que los 27 países tengan establecidos sus escaños sin los 73 del Reino Unido”.

¿Qué hacer con los escaños? 

Tener a punto la reforma para el año que viene obliga a trabajar de forma rápida a los grupos políticos en cuyas filas se barajan ideas muy distintas sobre qué hacer con los escaños. Aunque según el eurodiputado socialista español, todos los elementos del debate podrían ser complementarios. “Nuestra idea es una idea intermedia, no utilizar la totalidad de los escaños sino sólo una parte para una compensación a los países penalizados y crear una lista transnacional que permita visualizar la idea federalista europea” aunque su peso en el Parlamento UE se testimonial. Esa lista “transnacional” en la práctica implicaría crear 27 escaños elegidos al margen de la representación por Estados.

Escaños a cubrir con una lista europea a la que cada partido aportaría 27 nombres, uno por país de la Unión y que se sumaría a las papeletas de candidatos nacionales. Lo que en la práctica, implicaría que en las elecciones del 2019 los ciudadanos tendrían dos listas que poner en las urnas: la lista del partido nacional que prefieran para representarles en el Europarlamento y una segunda opción con nombres europeos y cuyo número uno sería el candidato a presidir la Comisión.

Este nuevo modelo supone toda una evolución a los “candidatos a la alemana” de los últimos comicios, vinculados a cada estado miembro o como en el caso de Juncker, ni tan siquiera candidato real, ya que el actual presidente de la Comisión fue elegido por su partido para ser Presidente de la Comisión, si el PPE ganaba las europeas pero no se presentó en su país para evitar el riesgo de llegar a presidir la Comisión tras perder en una elección nacional. Aunque el contenido final de la reforma está por consensuar aún y lo único seguro es que el Europarlamento la quiere convertir en un símbolo de su voluntad de seguir en el proyecto de la Unión sin británicos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?