¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EN EEUU

Cancela su boda e invita a 170 personas sin hogar al banquete para no desaprovecharlo

Sarah Cummins había reservado en un lujoso restaurante y los 26.000 euros que le había costado no eran reembolsables

Sarah Cummins recibe a sus improvisados invitados. /

Sarah Cummings tenía previsto casarse el pasado sábado 15 de julio con su novio Logan Araujo. El banquete de boda lo habían contratado en el lujoso Ritz Charles de Carmel, Indiana, en EEUU. 170 invitados iban a celebrar su amor. El evento había costado 30.000 dólares, es decir, alrededor de 26.000 euros, lo que les supuso dos años de ahorro. Hace una semana, Sarah llamó a su novio para decirle que no quería casarse con él y que se disponía a cancelar la boda. No han trascendido los motivos de la decisión. La protagonista ha preferido no dar detalles

“Era devastador. Tuve que llamar a cada uno de los invitados, cancelar, disculparme, llorar, llamar a los músicos, volver a llorar y llorar. Pero cuando me enteré de que toda esa comida y aperitivos que se habían pedido iban a tener que ser tirados a la basura me empecé a sentir peor, me sentí enferma”, ha explicado Sarah, de 25 años y estudiante de Farmacia. 

Sarah decidió convertir la boda en una cena de gala para personas sin hogar

Después de hablarlo con el que fuera su novio, Sarah contactó con distintos centros de acogida de familias con necesidades para invitarlos al banquete. Los improvisados invitados fueron trasladados en sendos autobuses. 

La directora de unos de los centros con los que contactó ha dicho que es muy conmovedor ver cómo una experiencia "triste y difícil" se convierte en una "experiencia que trae dicha a personas con necesidad". 

El viaje de bodas se lo ha cedido a su madre

El viaje de novios que habían planeado era a la República Dominicana. Con la intención de que tampoco se perdiera, Sarah ha cedido los pasaje a su madre para que pueda aprovecharlos. 

En cuanto al menú que pudieron degustar los invitados en el banquete fueron: albóndigas glaseadas en Bourbon, brochetas de queso de cabra, pechuga de pollo con alcachofas y crema de Chardonnay. El postre fue la tarta de boda que habían encargado. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?