¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Podemos castigará la crítica "destructiva" y las filtraciones

Así lo recogen los nuevos estatutos de la formación morada

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este jueves en el Congreso de los Diputados para expresar su opinión sobre la declaración del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, como testigo en el macrojuicio de corrupción de la trama Gürtel. /

Los nuevos estatutos donde Podemos ha plasmado los principios organizativos que emanaron de Vistalegre II incorporan un código disciplinario muy rígido en materia de crítica interna y declaraciones públicas de sus miembros.

Desde ahora se considerará falta grave (con la posibilidad de ser suspendido hasta nueve meses y ser objeto de multas) “La actuación pública que, sin perjuicio de la libertad de crítica, pretenda desacreditar de forma destructiva las decisiones colegiadas de los órganos o de la Asamblea Ciudadana que los ha elegido”. Así está recogido en el artículo 74 de los nuevos estatutos.

También se considerará falta grave “transmitir o filtrar información interna que comprometa la actuación de sus órganos, la acción política de la organización o la buena imagen de las personas que la representan” así como “Comprometer la privacidad y el buen nombre de los miembros de Podemos con informaciones calumniosas, injuriosas o insidiosas de su vida personal”.

La formación morada, que ya consideraba infracción grave “propagar noticias falsas que desprestigien a Podemos, sean descalificatorias de la organización o de sus órganos” en sus anteriores estatutos, ha reelaborado la redacción de este punto incluyendo lo que llama “noticias manipuladas”.

El régimen de infracciones recoge asimismo como falta grave “los comportamientos graves de boicot en Asambleas, órganos de dirección o grupos de trabajo, como la realización de interrupciones y acusaciones constantes y repetitivas, con acciones disruptivas que impidan el normal debate o trabajo político o provocando enfrentamientos entre los integrantes de los grupos con el resultado de la inutilidad fáctica de los mismos”.

Será también considerada infracción (esta vez falta leve, que puede implicar multas y suspensión de tres meses) la dimisión en bloque de cargos del partido, como sucedió hace mas de un año en Madrid con varios miembros del sector errejonista y que supuso de facto el inicio de la “guerra” entre ambos sectores del partido. “En relación con las funciones asignadas dentro de un círculo (cuando lo contemple su propio reglamento), Asamblea Ciudadana, Consejo Ciudadano, Consejo de Coordinación o portavocía de Podemos, actuar con negligencia, negar la colaboración de manera injustificada o dimitir de los cargos asignados en perjuicio de la organización” reza el texto.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?