¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Las memorias (ideológicas) de Vargas Llosa, a punto

En su próximo libro, el escritor peruano contará cómo fue su descubrimiento de la política y su recorrido ideológico hasta confesarse liberal

Mario Vargas Llosa /

Mario Vargas Llosa tiene ya muy avanzado su próximo libro, un ensayo que llama “de la Tribu” y que es una autobiografía intelectual y política en la que cuenta “el descubrimiento de la política cuando era un niño, mi paso por el marxismo, mi redescubrimiento de la democracia, la reivindicación de la democracia y luego mi paso al liberalismo”.

De momento, no tiene fecha de publicación, pero trabaja en él en su mesa de despacho, en Madrid, en la misma casa que comparte con Isabel Preysler.

Aunque se niega a confesar intimidades sobre su la “intensa experiencia” del amor ya que piensa que como es privada, degenera al hacerse pública, no se siente desdichado, que son quienes en su opinión, nunca han vivido una gran pasión.

En conversación con el periodista de W radio, Julio Sánchez Cristo, afirma que la política es una lucha “áspera y cruda” que deja al desnudo la tentación que provoca “el apetito de poder, que puede sacrificar la moral, la decencia y todo el valor”.

Vargas Llosa, que confía en que la base del ejército venezolano, o incluso los descontentos que aún siguen en el poder puedan forzar el final del régimen chavista que considera despótico y fracasado, afirma estar convencido que la sensatez acabará imponiéndose ante lo que considera "idiotez" independentista en Cataluña. “Jamás pensé que Cataluña cayera en algo tan retrógrado como el nacionalismo”, añade.

El escritor nunca rehúye hablar de política. Y tampoco de Gabriel García Márquez, aunque sólo de su faceta como escritor,  de su obra, que es lo que considera importante y también de su posición respecto a Cuba. En su opinión Gabo no era un hombre de pensamiento sino un creador, un “maravilloso contador de historias, un ser imaginativo, profundo conocedor de la lengua y con un uso del lenguaje brillante . Eso sí, sospecha que la amistad de García Márquez con Fidel podría tener algo de cálculo porque en su opinión,  le ofrecía “un salvoconducto” que le evitaba la crítica del mundo de la cultura latinoamericana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?