¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Trump, a Peña Nieto: "No le digas a la prensa que México no pagará el muro"

  • El diario norteamericano 'The Washington Post' publica una transcripción de las primeras conversaciones de Trump como presidente con los líderes de México y de Australia
  • No es tan grave el contenido como el hecho de que se filtren todas y cada una de sus salidas de juego

El presidente Donald Trump durante un acto en Ohio el pasado mes de julio / ()

El presidente Donald Trump hizo de uno de sus pilares de campaña, la construcción de un muro a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos y añadía muy ufano que iba a obligar a México a pagar por ello. En su primera conversación con el líder mexicano, Enrique Peña Nieto, le acusó de ser un problema para Estados Unidos porque no paraba de decir públicamente que los mexicanos no pagarían por el muro. “No se puede decir eso a la prensa”, dijo Trump en varias ocasiones, según una transcripción de esa conversación que publica este jueves el diario norteamericano The Washington Post.

Trump le dice a Peña Nieto que ya sabe que la financiación para construir ese muro tendrá que venir de otras fuentes ajenas al gobierno de México, pero que eso no se debía decir públicamente porque al hacerlo Peña Nieto estaba "desafiándolo". El presidente norteamericano va más allá y dice que como siga copando titulares con este asunto, cortará todo el contacto con él.

El presidente estadounidense añade en esa conversación que funcionará la fórmula de financiación externa, pero que aún no la ha encontrado, aunque al final todos salvarán la cara: "Si usted va a decir que México no va a pagar por el muro, entonces no quiero reunirme más con usted porque no puedo vivir con eso".

Según esas conversaciones, “lo menos importante de lo que estamos hablando, pero políticamente este asunto podría ser lo más importante”. El presidente pasó gran parte de su llamada con Peña Nieto tratando de aleccionar al presidente mexicano y conseguir que aceptara dejar de hablar de como pagaría el muro. Pero el dirigente mexicano se mantuvo firme, dijo que el asunto “es un tema de dignidad para México y de orgullo nacional”. Trump añade que "eso no se lo puede decir a la prensa. La prensa va a ir con eso y no puede vivir con eso encima todos los días".

El norteamericano en un gesto que pretendía ser de complicidad le dijo que sabía cómo construir muy barato y sugiere que el dinero podría venir de los impuestos fronterizos, amenazando con bloquear los pagos de remesas que fluyen de los trabajadores en los Estados Unidos a familiares en México.

Los documentos obtenidos por el periódico son transcripciones de esas primeras conversaciones de Trump con líderes internacionales de México y Australia. En una de esas conversaciones con el líder australiano, en la que estaba sobre la mesa el asunto del acuerdo sobre refugiados, Trump le dice: "He estado haciendo llamadas de estas todo el día y la que mantengo ahora es la más desagradable”, aunque luego señala a sus colaboradores que ese día había tenido al menos una conversación que había ido muy adecuadamente, “la llamada con Putin fue muy agradable”.

La publicación de estas conversaciones no desvela escándalo alguno y muestra simplemente la gran grieta que hay en torno al presidente, al que se le filtran las meteduras de pata, las salidas de tono, las conversaciones privadas con sus asesores y asuntos que aun no han sido desclasificados y que no deberían salir a la luz.

En ambas llamadas, la de Peña Nieto y la de Turnbull, se hablaron de temas relacionados con la inmigración, asunto por el que Trump había apostado muy fuerte durante toda la campaña prometiendo erigir nuevas barreras, físicas y legales, para evitar la entrada de ilegales en Estados Unidos.

En el transcurso de estas conversaciones, Trump dice varias veces que mantener esos acuerdos vigentes hasta ahora va a matarle políticamente. “Soy la persona más grande del mundo que no quiere permitir que la gente entre en el país y ahora, según estos acuerdos, debería aceptar a 2.000 personas”. Ese acuerdo al que se refiere había sido alcanzado por la administración de Barack Obama.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?