¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Theresa May pagó 4 millones al 'mago de Oz' para que dirigiera su campaña electoral

Lynton Crosby fue el estratega del eslogan “fuerte y estable” que llevó a la primera ministra a perder la mayoría absoluta

Theresa May, en una foto de archivo / ()

El Partido Conservador británico habría pagado más de 4 millones de libras (4,4 millones de euros) a Lynton Crosby, conocido como mago de Oz, como director de la desastrosa campaña electoral del 8 de junio que terminó con la primera ministra Theresa May perdiendo la mayoría absoluta que tenía. Según el diario The Sun, Crosby habría cobrado, a través de su empresa CTF Partners, “4 millones pero podrían ser más”, citando a una fuente del partido. Otra fuente declaró a The Guardian que el partido se había gastado millones a lo largo de los años por tener a Crosby entre su sala de máquinas.

El australiano Lynton Crosby, de 60 años, es uno de los estrategas políticos más prestigiosos. Es el hijo de un granjero que, tras estudiar la carrera de económicas y probar sin éxito la política, se convirtió en asesor. Se hizo famoso por ser el hombre detrás de la estrategia que llevó al liberal John Howard a ganar tres elecciones consecutivas en Australia entre 1996 y 2004. Fue entonces cuando se ganó el apodo de mago de Oz.

A partir de entonces se internacionalizó su prestigio. La primera vez que lo contrató el Partido Conservador británico fue en el 2005 para dirigir la campaña de Michael Howard en las últimas elecciones que ganó Tony Blair. Lideró entonces las ganadoras campañas del tory Boris Johnson en la alcaldía de Londres de 2008 y 2012 y la inesperada mayoría absoluta de David Cameron en las generales del 2015. Fue también el estratega de la derrota de Zac Goldsmith en las municipales del año pasado que ganó el musulmán hijo de inmigrantes paquistaníes Sadiq Kahn en una campaña calificada de islamofóbica y racista. Crosby, a quien también conocen como “el maestro de las artes oscuras”, es famoso por sus tácticas para dividir a los adversarios introduciendo temas polémicos y por el ‘dog-whistle’ o envío de mensajes subliminales.

Su último trabajo fue la desastrosa campaña de May de junio, la campaña del “liderazgo fuerte y estable”. Los dos principales asesores de May, Nick Timothy y Fiona Hill, fueron forzados a dimitir al ser considerados responsables de la mala campaña y la inclusión de controvertidas políticas sociales contra los pensionistas, los principales votantes ‘tories’.

Tras su dimisión, Timothy señaló a Crosby como cerebro de la derrota. “Nosotros queríamos una campaña más centrada en contenidos, no tan semipresidencialista”, dijo. Por su parte, los defensores de Crosby apuntaron que él se oponía a las políticas sociales incluidas por Timothy y Hill en el manifiesto.

Tras la victoria (con regusto de derrota) de May, en una conferencia en Sidney, Crosby defendió que May convocara elecciones anticipadas cuando los sondeos le eran favorables. Y aseguró que el brexit volvería a ganar en un referéndum y que la gente dio su apoyo a Corbyn porque creía que perdería. “Al fin y al cabo seguimos teniendo a Theresa May como primera ministra”, concluyó.

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?