¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Siete años de cárcel por agredir a punta de navaja a una prostituta en Castellón

La Audiencia Provincial, en una sentencia recurrible, condena a un hombre que en 2008 intentó agredir sexualmente a punta de navaja a una prostituta en el camino Caminás de Castellón, para después llevarla a Oropesa, donde fue detenido

El hombre sacó una navaja dentro del coche para amedrentar a la mujer /

La Audiencia Provincial de Castellón ha condenado a siete años de prisión a un hombre que en diciembre de 2008 intentó agredir sexualmente a punta de navaja a una prostituta además de robarle el dinero que llevaba encima. Los jueces, en una sentencia recurrible ante el Tribunal Supremo, le acusan de un delito de agresión sexual en grado de tentativa, otro de detención ilegal y también una falta de hurto.

Según la sentencia, los hechos tuvieron lugar en diciembre de 2008 en el camino Caminás de la provincia de Castellón, foco de prostitución de la región cerca de la Ermita de San José: el condenado mantuvo relaciones sexuales con la mujer dentro de su coche, pero ella quiso parar cuando se dio cuenta de que se había quitado el preservativo.

Fue entonces cuando el hombre sacó una navaja y empezó el forcejeo: otro hombre que estaba por la zona observó la pelea y rompió una de las ventanas del coche con una barra de metal para ayudar a la mujer, pero fue entonces cuando el condenado arrancó el coche y se dio a la fuga. Pararon en la urbanización de Marina D'Or, en Oropesa, y la mujer consiguió huir por una de las ventanas rotas después de que además le robase el dinero. 

De quince a siete años

El Ministerio Público había solicitado un total de quince años de prisión, y finalmente el tribunal decide imponerle siete, además de prohibirle acercarse a menos de 300 metros de la víctima y a indemnizarla con 5.395 euros, además de a pagar una multa de 180 euros. 

La sentencia explica que la víctima no declaró en el juicio, al encontrarse en paradero desconocido, pero también que hay pruebas más que suficientes para desestimar sus estrategias de defensa: tanto las declaraciones previas de la mujer como la de varios testigos que presenciaron los intentos de agresión desmienten que, según dijo el condenado, se asustase después de que alguien intentase robarle la cartera. 

El condenado tiene antecedentes penales, aunque no computables a efectos de reincidencia, y ha sido declarado insolvente: en caso de devenir en firme su condena, implicará su ingreso en prisión. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?