¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Supercopa España 2017

Un Real Madrid imparable saca los colores al Barça

El Real Madrid roza el título de la Supercopa en un partido que demuestra que está varios pasos por delante de su eterno rival

Cristiano Ronaldo instantes antes de marcar el segundo gol / ()

El Real Madrid demostró que está varios pasos por delante del Barça. Los blancos ganaron 1-3 en el Camp Nou en un partido que tuvo todo en la segunda parte. Golazos, polémicas, expulsiones, penaltis...

Piqué en propia puerta abrió el marcador, Messi de penalti empató pero Cristiano Ronaldo, que acabó expulsado, y Asensio, sentenciaron prácticamente la eliminatoria con dos golazos.

Ya sea en agosto o en una final de la Champions un Barça - Real Madrid siempre es especial y en la ida de la Supercopa solo necesitaron 45 minutos para demostrar los motivos que hacen de este partido el más atractivo del planeta fútbol.

El Real Madrid mantiene su inercia positiva, su ganar o ganar. El espíritu ganador del conjunto de Zidane es innegable, como también lo es la calidad de la plantilla, capaz de dejar a Cristiano en el banquillo y no echarlo en falta. Mientras el Barça busca a toda prisa un recambio para Neymar, el Real Madrid busca acomodo en el once a jugadores de la calidad de Asensio o Isco.

La imagen del Barça era la de Neymar empezando a golear en París mientras Luis Suárez recriminaba a Deulofeu sus errores a la hora de tomar decisiones. Está claro que la MSN no será la MSD de Deulofueu, ¿quizá de Dembelé?

El primer acto casi no contó con ocasiones, el Barça intentó desplegar una presión alta pero que pocas veces acabó con peligro sobre la portería de Navas, que zanjó la primera parte con una parada a un disparo de Suárez. El Real Madrid no sufría en un Camp Nou con más aficionados blancos que nunca.

En la segunda mitad se adelantó el Real Madrid gracias a Gerard Piqué. El central, lejos de su mejor nivel, remató a su propia red un centro raso de Marcelo. El equipo catalán trató de reaccionar con Denis Suárez, que entró por Deulofeu e hizo que el Barça se pareciera más a lo que quiere ser, fue y ahora no es, el Barça.

Por el bando blanco entró Cristiano, que iba a jugar media hora en el Camp Nou, treinta minutos que acabaron antes de lo esperado.  

Messi llevó el empate al marcador al transformar un penalti que no era que cometió Navas sobre Luis Suárez, el uruguayo se tiró cuando vio que no llegaba al balón. 

El gol animó al Barça, que se olvidó de cerrar atrás y el Real Madrid contragolpeó para hacer el segundo. Cristiano Ronaldo aprovechó la autopista que había detrás de Aleix Vidal para arrancar desde el costado izquierdo, recortó hacia dentro y enchufó un disparo espectacular por la esquina de la portería de Ter Stegen. Con el gol, Cristiano se quitó la camiseta, se la enseñó al Camp Nou -como hizo Messi al Bernabéu- y calcó la celebración de su gol en la Décima. 

Tarjeta amarilla para el portugués. Que pocos minutos después se fue al suelo tras un rifirrafe con Umtitti. ¿Penalti? No lo parecía. ¿Se tiró Cristiano? Tampoco lo parecía pero el colegiado se echó la mano al bolsillo y le enseñó la segunda amarilla. A la calle, enfado de Cristiano y empujón al colegiado

Con un jugador más el Barça fue a por el empate y acabó recibiendo el tercer gol. Marco Asensio arrancó, llegó a la frontal y golpeó un balón perfecto al que nada pudo hacer Ter Stegen. Hasta Florentino Pérez celebró el gol en el palco, era el 1-3 que dejaba la Supercopa prácticamente sentenciada para el Real Madrid, que tiene un título en el bolsillo  y mete en más problemas a su eterno rival.

El Barça tiene ante sí un panorama complicado, Luis Suárez gritando a Deulofeu, Paulinho llegando a Barcelona y Neymar marcando goles en París. 

Cargando

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?