¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La alerta cinco implica al Ejército en la vigilancia contra el terrorismo

Los ocho máximos responsables de la lucha antiterrorista tienen una reunión clave para decidir si España debe subir el grado de alerta por los atentados

Un soldado del Ejército patrulla las calles. /

Hace ya dos años que nuestro país se encuentra en nivel 4 de alerta de un máximo de 5, y el debate se centrará en la necesidad de sumar más efectivos a la vigilancia y contravigilancia para garantizar la seguridad, lo que implicaría recurrir a las Fuerzas Armadas y la posibilidad de restricciones en el espacio aéreo.

Durante estos dos últimos años, España ha reforzado "al máximo los dispositivos de seguridad" que las fuerzas de seguridad identifican como más vulnerables o de gran afluencia de público, pero el nivel 5, de riesgo alto, conlleva medidas de "carácter excepcional", como solicitar el apoyo del ejército.

Para ello ya están preparados más de 5.000 militares de reacción rápida pertenecientes al Núcleo de la Fuerza Conjunta de las Fuerzas Armadas. La cadena de mando también está establecida y la encabeza el ministro de interior, Juan Ignacio Zoido que tendría a las Fueras Armadas bajo sus ordenes.

Interior podrá requerir que el Ejército realice labores de vigilancia y protección de infraestructuras críticas y el control desde el cielo de otros objetivos estratégicos no urbanos. Incluso en este máximo nivel se podrá decretar la restricción y control del espacio aéreo para que las Fuerzas Armadas proporcionen una respuesta específica o contribuyan a una respuesta general como parte de la acción del Estado.

La intervención del ejército no solamente sería geográfica, sino que puede afectar tanto a la seguridad interior, a la resistencia nacional como a la protección de infraestructuras

Si el Ministerio del Interior decidiese aumentar a 5 el nivel de alerta, este departamento informaría al Ministerio de Defensa, que a su vez trasladaría la orden al jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), general Fernando Alejandre. Éste daría instrucciones al comandante del Mando de Operaciones (CMOPS), general Fernando López del Pozo, que es el que dirigiría el despliegue de los efectivos.

Dentro de este núcleo de reacción rápida hay previstos 10.000 militares "para operaciones combinadas con otros países". Actualmente hay unos 2.500 uniformados desplegados en operaciones en el exterior, por lo que también habría un número significativo de efectivos de los que el Gobierno podría disponer.

La reunión que se celebra en Madrid en el ministerio de Interior, está presidida por el titular del departamento, Juan Ignacio Zoido, acompañado por el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, junto a los máximos responsables de la lucha antiterrorista en España de la Policía Nacional, de la Guardia Civil, del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), de los Mossos d'Esquadra y de la Ertzaintza.

Tras finalizar la reunión, el ministro del Interior se desplazará al Palacio de la Moncloa para informar de las decisiones adoptadas al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?