¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Por qué alguien con sobrepeso sí puede dar buenos consejos dietéticos

¿Es obligatorio predicar con el ejemplo? La aparición de un médico con kilos de más en el programa 'Qué comen nuestros hijos', conducido por el cocinero Alberto Chicote, desata multitud de críticas en Twitter

¿Qué es más importante: cuánto sabe o cuánto pesa? /

Muchos de los tuiteros que se dedican a comentar programas de televisión suelen ser ácidos y divertidos, pero a veces se pasan tres pueblos (o 3.000). Un ejemplo: los comentarios publicados este miércoles durante la emisión del programa ¿Qué comen nuestros hijos?, presentado por el cocinero Alberto Chicote.

Minutos después de que el chef madrileño contara que el 41 % de los niños españoles sufren sobrepeso u obesidad, apareció un médico recomendando desayunos sin edulcorantes para la leche, pero con fruta y pan integral. Se trataba del Dr. Jesús Argente, un médico reputado que trabaja en un centro de referencia (es jefe del Servicio de Pediatría en el Hospital Niño Jesús de Madrid), pero al que Twitter empezó a cuestionar porque, probablemente, supera su peso ideal.

¿Acaso hay que estar delgado para poder dar buenos consejos sobre dietética? Ángela Quintas, química experta en Nutrición Clínica, presentadora del programa Be OK de la Cadena SER y autora del exitoso Adelgaza para siempre, lo niega con rotundidad: "Lo importante es lo que dice y si se tiene formación. Una chica altísima y guapísima puede decir muchas tonterías. Alguien con sobrepeso, en cambio, puede ser que lo tenga porque toma algún tipo de medicación".

La dietista-nutricionista Naila Martínez apunta, en la misma línea, que "hay muchos factores que influyen en el peso de una persona y no todos tienen que ver con lo que se come. Puede haber factores genéticos que nos predispongan a almacenar grasas o que un intervención quirúrjica te haya obligado a guardar reposo".

Fotograma de '¿Qué comen nuestros hijos?'. / ATRESMEDIAPLAYER

Ángela Quintas reconoce que durante la emisión del programa ya se imaginó que iba a despertar muchas críticas: "Vivimos en una sociedad en la que el físico y la imagen está por delante, pero las mujeres reales no son las que salen en las portadas de las revistas. Hay que saber separar estas dos cosas".

Si no, por la misma regla de tres, los críticos gastronómicos tendrían que ser grandes cocineros y los platos de un chef delgado tendrían que ser siempre garantía de comida saludable. Algo que, evidentemente, no sucede.

De hecho, si ese mismo médico hablase del mismo tema en un artículo de prensa o en un espacio radiofónico, ¿resultaría más convincente? La psicopedagoga Susagna Berenguer no cree que sea imprescindible predicar con el ejemplo y cita el ejemplo de los educadores de calle que, gracias a una estética aparentemente informal, consiguen conectar mejor con las personas a las que se dirigen.

Otra cuestión es que, al margen de la apariencia física de los expertos invitados, muchos dietistas-nutricionistas criticaran el enfoque y ciertos consejos mencionados en el programa. Lo queja más común fue el hecho de que todo se basara en el recuento de kilocalorías, pero no fue la única:

"Algunos pediatras se han quedado con lo que estudiaron en su momento y están desactualizados", señala Naila Martínez. "Lo de comer dos huevos a la semana, por ejemplo. Se ha demostrado que no provocan colesterol y que son un alimento totalmente nutritivo al que podríamos recurrir todos los días. ¡No tiene sentido que lo ponga en el mismo saco que la carne roja!".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?