¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Las confesiones más personales de Marcelo: su héroe, su fichaje por el Madrid, su suplencia en la Décima

El jugador del Real Madrid escribe un artículo muy personal en 'The Players Tribune'

Marcelo, durante un partido con el Madrid /

Pintó a su héroe Ronaldo

"El otro día leí la historia de Ronaldo y él hablaba de que salió a la calle después del Mundial del '82 y que ayudó a pintar el mural de Zico. ¿Sabes qué, Ronaldo? Si estás leyendo esto, que con seis años yo y mis amigos pintamos tu cara en la calle. Eras mi héroe. Es un recuerdo que permanece en mi corazón".

Su abuelo

"Mi abuelo es la persona más importante de mi vida. Si quieres hacerte una idea de cómo es él... es un personaje. Siempre llevaba unas gafas de sol modernas y decía lo mismo. Algo así como "bien, mírame. No tengo un duro pero soy feliz como un cabrón". 

Su fichaje por el Madrid

"Un día recibí la llamada de un agente. Me dijo: ¿quieres ir al Real Madrid? Sólo dijo eso. Y contesté: "Sí, claro. Por supuesto". Pero no sabía quién era. Unas semanas más tarde, estábamos jugando un partido en Porto Alegre y el Madrid mandó a alguien al hotel para conocerme. Pero él no estaba vestido con nada del Madrid. Ni me dio una tarjeta ni nada. Y entonces me empezó a hacer preguntas como: ¿tienes novia? Y dije: "sí". Él me preguntó: ¿con quién vives? Dije: "con mi abuela".

Sin tarjeta ni ningún papel de nada. Entonces pensé literalmente: ¿esto es real? ¿me van a poner en un avión rumbo a Siberia o algo así? Dos días más tarde recibí una llamada diciéndome que el Madrid quería que viajase a Madrid para pasar el reconocimiento médico. 

Conoce la Champions League con 16 años

"Hasta los 16 años no sabía ni lo que era la Champions League. Recuerdo el momento exacto, estaba sentado en el vestuario del Xérem y el resto de los chicos estaban viendo un partido en la tele. Era un Oporto-Mónaco. Pero el partido parecía diferente. Era de noche, los focos brillaban, todos los hinchas ahí. Y el campo era tan bonito... era genial. En la liga brasileña, en ese tiempo ni las luces brillaban tanto ni siquiera el césped era tan verde.

El partido parecía que lo estaban emitiendo en otro planeta que yo no conocía. En un momento yo dije: ¿qué narices es esto?. Un amigo me respondió: "la Champions League". Y dije: "Champions de qué?". Me contestó: "tío, la final de la Champions League".

No tenía ni idea de lo que estaba hablando. En Brasil, la Champions League sólo se veía por canales de pago. La mayoría de la gente como yo no teníamos acceso a ello". 

La decepción inicial en la Décima

"Cuando llegamos a la final de la Champions de 2014 contra el Atlético, mi abuelo estaba muy enfermo. Antes de la final había jugado cuatro partidos seguidos. Así es que yo estaba listo. Desafortunadamente el entrenador escogió a otro jugador de inicio para aquel partido. 

¿Qué quieres que te diga? Estaba realmente triste al principio. Un poco enfadado. Pero en mi mente, sabía que había algo mayor esperándome aquella noche. Me senté en el banquillo y esperé. Cuando íbamos abajo 1-0, esperé. En el minuto 90 aún estaba esperando. Pero entonces, en el 93 Ramos nos salvó con un cabezazo. 

Cuando el entrenador nos llamó a mí y a Isco en la prórroga, entré en el campo con odio, pero en el buen sentido. Quería dominarlo. Quería dejarme todo en el campo. 

Cuando marqué en la prórroga, creo que mi cerebro se apagó. En serio. Pensé en quitarme la camiseta. Entonces pensé, mierda, no te puedes quitar la camiseta, te van a sacar una tarjeta. Entonces me puse serio y me puse a llorar. Fue una locura.

Unos meses más tarde mi abuelo murió en Rio. Estoy muy orgulloso de que me viese levantar el trofeo de la Champions".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?