¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

Cierra Sudestada: ¿cambio de ciclo?

El chef Estanis Carenzo, pionero en la apuesta por la comida asiática, dejará de servir curris a final de mes

Curri de carrillada. /

Sudestada es uno de los lugares más apetecibles e influyentes de Madrid. El argentino Estanis Carenzo empezó a servir curris y otros platos asiáticos cuando medio mundo solo tenía ojos para las técnicas de elBulli. Una apuesta que, con el paso del tiempo, le ha convertido en pionero, referente y blanco de muchos piropos. El chef David Muñoz, por ejemplo, siempre lo cita como uno de sus restaurantes preferidos. Por eso ha sorprendido el anuncio de su cierre, previsto para el 30 de septiembre. Pero, ¿qué motivos hay detrás de esta decisión?

Sudestada no cierra porque se hayan cansado de esperar la estrella Michelin, ni porque su cocina ya no tenga sentido en una ciudad en la que —de un tiempo a esta parte— ya hay dumplings y dim sums hasta en el bar de la esquina. Tampoco es porque la crisis económica les haya herido de muerte o porque a Estanis Carenzo le apetezca centrarse en otros negocios. Sudestada cierra sus puertas porque necesita reinventarse y, sobre todo, por el precio del alquiler.

"Pagamos 8.000 euros al mes desde hace 10 años y esa cantidad podía estar bien en 2007, cuando en el mundo había plata y la gente se tomaba tres gin-tonics después de comer, pero ahora está muy por encima del precio de mercado", explica por teléfono Pablo Giudice, amigo de infancia de Estanis Carenzo y socio, junto a Leo Azulay, del primer Sudestada, abierto en Buenos Aires hace 18 años, así como de los negocios que el Grupo Bestiario tiene en España: Chifa, Picsa, Perrobar...

El resto de circunstancias también han influido, claro: "Es verdad que ahora hay un montón de restaurantes compitiendo con nosotros y que encuentras dumplings hasta en restaurantes que no son asiáticos. Hoy haces un nem y ya no sorprendes. ¡Es increíble la capacidad de asimilación que tiene la gente! Muchos restaurantes ofrecen algo parecido, quizá no tan bien hecho como en Sudestada, pero vemos que a la mayoría le alcanza con un curri de 10 euros que esté más o menos".

Los planes de Giudice pasan por reabrir el restaurante en 2018, pero aún no saben ni cuándo, ni dónde, ni cómo. Lo único cierto es que no se trata de una simple mudanza, como cuando en 2008 pasaron del local del actual Chifa a otro más amplio. "Podríamos abrir una barra de 10 cubiertos donde Estanis cocine y yo te sirva, o un restaurante de cocina asiática barata en el que quepan 100 personas. ¡Puede ser cualquier cosa!", señala el hostelero argentino.

Pero, ¿puede interpretarse este cierre como un síntoma del cambio de ciclo en el que parece estar sumida la restauración española? En la última edición del congreso Conversaciones Heladas se abundó en la necesidad de reivindicar ciertos platos y productos olvidados. Pero Giudice asegura que, pese a todo, los restaurantes que hacen cocina asiática no le acaban de convencer, por lo que, desde su punto de vista, sigue habiendo espacio para nuevas propuestas de ese estilo.

Sea como sea, quienes quieran despedirse de los curris o los nems de Sudestada (o quizá probarlos por primera vez), aún están a tiempo. El restaurante dispone de carta y también un menú degustación formado por ocho platos, por 50 euros (con el maridaje no incluido). Una oferta con la que los madrileños llevaban 12 contando y que al perderla, dentro de unos días, quizá empiecen valorar aún más.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?