¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter

'Super Size Me 2' quiere montar un pollo

13 años después de poner en jaque a McDonald's, Morgan Spurlock acaba de presentar 'Super Size Me 2: Holy Chicken!'

Morgan Spurlock, en la imagen promocional de 'Super Size Me 2'. /

Super Size Me, estrenado en 2004, marcó un antes y un después para las multinacionales de la comida rápida y, en especial, para McDonald's. El documental mostraba las (terribles) consecuencias de desayunar, comer y cenar en estos establecimientos durante 30 días seguidos. Morgan Spurlock, su protagonista y director, ganó 11 kilos en solo un mes, sufriendo disfunción sexual y daño al hígado.

El film estuvo nominado a un Oscar y contribuyó a situar la lucha contra la obesidad en la agenda política mundial, por lo que Super Size Me 2: Holy Chicken!, estrenado esta semana en el Festival de Cine Toronto, ha atraído muchas miradas.

La historia, esta vez, gira en torno a los sándwiches de pollo y a las artimañas empleadas por la gran industria para reducir costes y vender más. "La primera película está hecha desde la perspectiva del consumidor —qué decisiones tomamos y por qué—, así que esta vez nos planteamos partir de la visión de la empresa. Te contamos cómo piensan, por qué hacen lo que hacen y cómo producen y te venden la comida", ha detallado Spurlock, en declaraciones a Business Insider.

Super Size Me 2 abunda en el oligopolio de empresas que controla las granjas, pero también en el vocabulario al que recurren muchas cadenas de alimentación. Expresiones como crispy, artesano o free range [rango libre], con connotaciones muy positivas, pero que, en realidad, amparan prácticas muy cuestionables.

El documental, de hecho, muestra a Spurlock abriendo su propio negocio de bocadillos: un pop up llamado Holy Chicken! [¡Santo Pollo!] e inaugurado el pasado mes de noviembre (con mucho éxito y bastante repercusión mediática) en el que, por supuesto, pone en práctica casi todo lo que denuncia.

Para verlo, eso sí, habrá que esperar porque, al margen de la première del festival, aún no hay fecha de estreno en salas comerciales, ni siquiera en EE UU. Lo que sí ha asegurado Spurlock es que, coincidiendo con la llegada del documental a los cines, pondrá en ruta un food-truck de Holy Chicken! para que todo el que quiera pueda probar sus sándwiches de pollo crispy, artesano y free range.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?