¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Juncker exige respeto a las decisiones judiciales

Populares y socialistas confían que el presidente de la Comisión Europea mantenga su criterio y evite introducirse en la polémica española

El Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker en el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia. / ()

El presidente de la Comisión Europea (CE) toma hoy la palabra para defender "el Estado de Derecho". Es su discurso más importante del año. Jean-Claude Juncker quiere respeto para las sentencias judiciales. Todas, las de los jueces nacionales y las de los jueces europeos. Es un mensaje para los gobiernos de Polonia y Hungría que crea enorme expectación entre los diputados españoles.

"Lo único que hay que tener claro es que la Union Europea apoyará a España en la aplicación del Estado de derecho de la misma manera en la que corregirá a Polonia por vulnerarlo", ha dicho González Pons, el portavoz del PP en Estrasburgo a la Cadena SER.

Populares y socialistas confían que Juncker mantenga su criterio y evite introducirse en la polémica española, ya que hasta hoy, el "Procés" catalán ha sido considerado siempre un tema de política interior española. "Todo el mundo tiene claro en Europa que este es in debate interno", mantiene el socialista Ramón Jáuregui, afirmando que esta es la posición de su grupo europeo.

La apelación a cumplir las sentencias judiciales tiene con ojos españoles un recorrido interno, aunque no hay voluntad de realizar ningún paralelismo entre Polonia y Catalunya, tal y como aseguran los colaboradores de Juncker.

Cumplimiento de las sentencias nacionales

"El derecho y la ley deben hacerse respetar por una Justicia independiente" ha dicho Juncker como introducción al capítulo especialmente dedicado a Polonia y Hungría. El presidente de la Comisión, que ha exigido el acatamiento de las sentencias de la Corte Europea de Luxemburgo, también ha pedido el cumplimiento de las sentencias nacionales porque "boicotearlas es ir contra el Estado de derecho".

Su portavoz ya ha asegurado en sus declaraciones a la prensa que no ve "comparación posible entre Polonia y Catalunya" aunque a algunos periodistas europeos les sorprenda que la Comisión afirma no tener voluntad de interferir en "procesos constitucionales internos de los Estados miembros", cuando el gobierno de Polonia tiene abierto un expediente por esto.

Los diputados del movimiento independentista catalán confían poder introducir en el debate su reivindicación del referéndum, mientras Miguel Urbán de Podemos ha anunciado una carta al vicepresidente Timmermans, responsable en la Comisión de derechos fundamentales para denunciar la suspensión judicial del acto por "el derecho a decidir", previsto en Madrid el domingo 17 de septiembre.

"Son cosas que no se producían en España desde hace muchos años. ¿Nos estamos volviendo locos?" ha dicho Urban a la Cadena SER donde ha criticado la actitud del PP asegurando que "les huelen los pies a franquismo".

El brexit desafía a la UE

Pero con la Union todavía enfrentada al problema del brexit, cuya negociación está paralizada y al permanente bloqueo de Polonia y de Hungría, los eurodiputados esperan ante todo saber si Juncker tiene alguna solución para el futuro y él, consciente de que la UE "no pasa por su mejor momento". Está dispuesto a plantear una Reforma Institucional que "simplifique" el mundo de Bruselas, defendiendo por la fusión en un único cargo de las Presidencias de la Comisión y del Consejo, algo que podrían apoyar los socialistas europeos según ha confirmado el presidente de su grupo Gianni Pitella. Simplificar también sería, según Juncker, que el vicepresidente de la Comisión y responsable de asuntos económicos asuma la Presidencia del Eurogrupo.

"Pido a los gobiernos que no creen más cargos nuevos" ha dicho entre los aplausos de los eurodiputados. El futuro de la zona euro tiene otras complicaciones, ya que Juncker propone rechazar un Parlamento solo para países euro y tampoco desea añadir al Presupuesto europeo un presupuesto especial para los países que comparten moneda.

Es una oferta a Polonia y a Hungría a los que Juncker no quiere castigar con el artículo 7 del Tratado Europeo ni quiere aislar aún aunque este rechazo a usar el euro como instrumento de una Europa de élite implique distanciarse de Macron y de Merkel, que tras las elecciones alemanas desean reabrir el debate con el euro como núcleo del futuro europeo. Unas reformas que los gobiernos de la Union empezarán a analizar en Tallin, en una cena informal prevista para el 28 de septiembre. Cita la que asistirá también la primera ministra británica Theresa May con la que esperan poder desbloquear las negociaciones del brexit.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?