¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Hacienda acredita la trama defraudatoria de Rosell

La SER accede al informe de Hacienda en el que se acredita la voluntad de Rosell la voluntad de defradudar

Sandro Rosell a su salida del juzgado /

Hacienda acredita la voluntad de defraudar a la hacienda pública en las sociedades controladas por Sandro Rosell según consta en un informe de la Agencia Tributaria al que ha tenido acceso la SER, informe incorporado en la documentación entregada por la Polícía y la Guardia Civil a la Audiencia Nacional el pasado 25 de mayo.

Uptrend (Nueva Jersey)

El fraude es palmario en el caso de Uptrend Developments, constituida en Nueva Jersey (EEUU) en 2006 e igualmente el fraude está acreditado en el caso del socio único de Uptrend: la Fundación Regata de la que eran propietarios Sandro Rosell y Joan Besolí. Uptrend, con cuentas en Andorra (Andbank), gestionó los amistosos de la selección de Brasil en 2009 contra Italia, Estonia, Inglaterra y Omán.

Rosell optó por sociedades limitadas (Uptrend) y por fundaciones privadas en Panamá “que permiten su utilización con finalidad de ocultación y defraudación tributaria”.

Sociedades que “generan opacidad respecto a la identidad de los socios que al no ser conocidos por las autoridades fiscales de EEUU no podría ser facilitada la identidad en caso de requerimiento”.

Conforme al extracto de Aubank, Rosell -a través de Uptrend- ingresó 968.332 euros por los mencionados partidos con beneficios de casi 340.000 euros que no fueron debidamente declarados a Hacienda en primera instancia.

Fundación Regata (Panamá)

Las fundaciones de interés privado como la mencionada, dice la Agencia Tributaria, “permiten la opacidad respecto a los fundadores y beneficiaros reales”. Además destaca la “centralización de los cobros y pagos de Uptrend a una cuenta bancaria en Andorra”

Son sociedades que “carecen de la infraestructura suficiente” para la organización de partidos. Y la “circunstancia indicativa de ausencia de infraestructura” es que el administrador (Rosell) tenia “residencia habitual en Barcelona”.

“No constan gastos de empleado alguno, ni de teléfono ni de suministros” en las mencionadas empresas que funcionan como “oficinas virtuales”.

Uptrend y su único socio formal, la Fundación Regata, carecen de infraestructura y persiguen la “ocultación y defraudación tributaria”.

Bonus Sports Marketing pagó la campaña

También en esta sociedad, a criterio de Hacienda, consta el “desvío y residenciación de gastos particulares de su administrador y socio (Rosell) lo que supone un fraude fiscal tanto en la sociedad como en la persona física”.

Es decir que “mediante la residenciación de gastos particulares en una sociedad se obtiene de forma impropia y fraudulenta una serie de ventajas fiscales”

Rosell tuvo el 90% de BSM y su mujer el resto hasta el 24 de mayo de 2011 cuando la sociedad fue vendida a una entidad libanesa controlada por Shane Ohanessian. Destinada a la organización de eventos, derechos de imagen y deportivos, BSM acumuló actas de Hacienda.

Se da la circunstancia que “BSM, durante los ejercicios de 2009, y 2010, y encuadrados en el denominado proyecto FCB, satisfizo gastos propios de la campaña electoral”

En concreto se financió la campaña por un importe de 1.012.254 euros de los cuales 553.635 fueron refacturados, percibiéndolo y contabilizando como ingresos, “a entidades relacionadas con las personas que formarían parte de su junta directiva” con lo que puede considerarse que financiaron parte de la campaña electoral.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?