¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Guardia Civil avisa: si alguien te dice esta frase por la calle, no te pares

"Desconfía, puedes estar siendo víctima de un intento de robo"

Cuidado con estos dos métodos. / ()

A través de su cuenta de Twitter, la Guardia Civil ha alertado de un nuevo método usado por los ladrones callejeros para llevar a cabo un robo en plena calle. Hace unos días, las fuerzas policiales alertaban sobre la llegada del 'método de la siembra', un sistema para robar la tarjeta de crédito a las víctimas mientras sacan dinero en un cajero.

Ahora, la Guardia Civil alerta de un nuevo método: el de la pintura. Tras producirse las primeras denuncias relacionadas con este método de actuación, la cuenta pide que desconfíen de los comentarios de terceras personas en determinados escenarios puesto que podrían estar siendo víctimas de un robo callejero.

¿En qué consiste el método de la pintura?

Recientemente, la benemérita ha dado a conocer nuevos datos sobre este método de robo en auge: "Vas por la calle y alguien te avisa que tienes pintura en la espalda. Desconfía, puedes estar siendo víctima de un intento de robo". Por lo tanto, se trata de una técnica de despiste que tiene como objetivo distraer a la persona mientras un segundo ladrón se hace con sus pertenencias.

El método de actuación es sencillo. El primer ladrón busca que la víctima pierda la atención mediante una frase que llame la atención y requiera la acción de la misma. A continuación, una segunda persona ataca a la víctima para inmovilizarla y proceder así al robo.

Tras los pasos del 'método de la siembra'

El segundo método de robo es el conocido como 'método de la siembra'. Hace ya unos días, la Guardia Civil explicaba que este sistema para robar dinero de un cajero es uno de los favoritos por los ladrones en la actualidad. En primer lugar, los ladrones se acercan a la víctima mientras esta saca dinero de un cajero con el objetivo de distraerla.

En la mayoría de casos, los ladrones alertan a su víctima de que se le ha caído algo al suelo. A continuación, mientras el estafado se despista, los ladrones le cogen la tarjeta de crédito y se la cambian por otra. Además, durante este proceso también se quedan con el número secreto, por lo que pueden extraer dinero hasta que la persona se dé cuenta del cambio y decida cancelar la tarjeta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?