¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

DIRECTOSigue en directo en 'A Vivir' el segundo episodio de #VidasEnterradas

La política sin políticos, la opción de los jóvenes mexicanos tras el terremoto

"Llegaban audios falsos de personas pidiendo ser rescatadas, y nosotros nos encargábamos de verificarlos"

Centro en el que se desarrolla el trabajo de Verificados 19S. /

Los mexicanos reaccionaron de forma inmediata tras el terremoto. Hacían falta manos para ayudar, y en cuestión de minutos casi sobraban manos. También hacía falta organización: voluntarios que no sabían donde hacían más falta, lugares donde sobraba comida mientas en otros faltaba o información confusa sobre derrumbes.

A la hora de comprobar y organizar toda la información que circulaba en esas horas críticas, y en los días posteriores, los jóvenes han marcado el paso. La idea la tuvieron cuatro amigos a las pocas horas del temblor. Pensaron en usar el local de trabajo cooperativo donde tiene su sede el diario Horizontal. En estos dias han pasado por allí más de 400 jóvenes, todos menores de 35 años.

"Nos dimos cuenta de que había mucha gente que quería ayudar y no sabía cómo, y que gente que necesitaba ayuda y no sabía como pedirla. Se nos ocurrió organizar la información y los datos, para que todo eso encajara, y prestando atención porque en la demanda había mucha información falsa, y porque las necesidades cambiaban con mucha rapidez", nos comenta Gisela Pérez, abogada y especialista en derechos digitales, es una de las coordinadoras del proyecto Verificados 19S.

La información sin contrastar ha producido bulos

La etiqueta que se le ocurrió a Antonio Martínez: "Llegaban incluso audios falsos de personas pidiendo ser rescatadas, y nosotros nos encargábamos de verificarlos con un equipo de 400 personas sobre el terreno, con contacto directo con la realidad, ellos son nuestros ojos y oídos".

Antonio Martínez, una de las cuatro personas que comenzó con el proyecto Verificados 19S tras el terremoto que sacudió el centro de México. / Rafael Panadero

Ni uno ni otro entienden quién y para qué hacía circular información falsa. En algunos casos el pánico puede ser el factor determinante, y en otros, aunque con buena voluntad, se transmitía información sin contrastar que por efecto de las redes sociales acababa convertida en un bulo de grandes dimensiones.

Cuando pase la emergencia, ambos creen que el proyecto continuará, aunque tampoco saben bien cómo. "Esto ha sido a base de voluntarios, tiene que seguir pero de una manera más institucional.

El Gobierno mexicano no tiene datos fiables

Pero hay un hueco que llenar, porque lo sorprendente es que después de cuatro días el gobierno no tenga mecanismos para comunicarse con el pueblo, ni tiene datos fiables. "Ahí hay un problema", reflexionan. Antonio y Gisela ya anticipan por dónde puede ir: "La red se va a mantener, pero pienso más en replicar este proyecto para hacer un seguimiento de las elecciones".

Gisela Pérez, abogada y especialista en derechos digitales, es una de las coordinadoras del proyecto Verificados 19S. / Rafael Panadero

México elige presidente el año que viene y muchos reflexionan estos días en cómo puede afectar la movilización que estamos viendo al resultado. Pero una cosa es controlar las elecciones, aclara Gisela, y otra entrar en política: "Soy una millennial, a mí me dices que me una a un partido y me muero de asco. Se ve lo político como un trabajo sucio, como una traición. Lo de hacer el cambio desde dentro es una falacia, todo está podrido".

Antonio coincide en ese desinterés por la política y tampoco comparte la idea de que este terremoto ha hecho reaccionar a los jóvenes: "Ya estábamos organizados, pero quienes tienen el diagnóstico y gobiernan nos han hecho creer que somos apáticos. Lo que pasa es que no estamos en sus estructuras, ni tenemos un presidente de los jóvenes. Lo que ha pasado es una oportunidad, pero no para encarrilarse en el sistema, es oportunidad para otra cosa". 

Casi una tercera parte de la población mexicana tiene menos de 30 años. El porcentaje de ellos que pertenece a algún tipo de organización política no llega al 5%. Prácticamente el resto se declara completamente desconectado de la clase política.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?