¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Síguenos Sigue la información sobre Televisión en Twitter Sigue la información sobre Televisión en Facebook

Crónica de una muerte anunciada: los datos que ponen contra las cuerdas al prime time

Analizamos la tendencia que está experimentando el horario de máxima audiencia

Los coaches de 'La Voz 5' /

La irrupción de las grandes plataformas de streaming o emisiones que arrancan pasadas las 23 horas son algunos de los factores que han arrastrado al prime time, hasta ahora la franja de máxima audiencia, hacia una espiral sin retorno que pone en jaque a las cadenas generalistas de este país.

Antes, alcanzar cuotas en torno al 30% era la norma habitual en un producto con cierto tirón. Hasta hace solo un año, mantenerse en el 20% era un éxito rotundo, mientras que resistir entre el 15 y el 19% le daba a cualquiera de estas producciones todo un seguro de vida.

Con el arranque de la temporada 2017/2018, los datos registrados por las grandes apuestas de las cadenas ponen de manifiesto una realidad incuestionable que deja en evidencia al trío líder de la televisión.

Así está muriendo el prime time

Como referente en ficción, Antena 3 había conseguido que cada estreno tuviera un gran poder de convocatoria. Velvet (4.853.000 y 24,8%), La Casa de Papel (4.090.000 y 25,1%) o La Embajada (4.034.000 y 22,5%). Todas estas series superaron los 4 millones de espectadores en su estreno después de una buena dosis promocional y unas expectativas a la altura de una marca con identidad propia como el sello Series Atresmedia.

Sin embargo, Tiempos de guerra, la gran apuesta de Antena 3 para esta temporada, debutó el pasado miércoles con un 17,5% de cuota de pantalla y 2.721.000 espectadores, cifras que se alejan inquietantemente de sus antecesoras.

Lo mismo ocurre con las grandes bazas de Telecinco en materia de entretenimiento, la seña de identidad de la cadena.

Amaia Salamanca y Álex García, protagonistas de 'Tiempos de guerra' / Atresmedia

La decimoctava edición de Gran Hermano inició su andadura en parrilla con un 16,2% (1.809.000) frente al 23,9% (2.557.000) que marcó GH 17. Casi 800.000 espectadores menos (-748.000 espectadores) entre una temporada y otra. Algunos podrían atribuir la perdida de audiencia de GH a sus evidentes síntomas de desgaste, pero un caso muy similar ha experimentado La Voz.

Telecinco estrenó el pasado viernes la quinta edición del talent musical con un 21% (2.757.000), 7.7 puntos menos que La Voz 4 (3.368.000 y 28,7%).

La nueva norma del prime time también afecta a La 1. Concretamente, MasterChef Celebrity, el formato revelación de 2016, se estrenó el año pasado con un buen 21% y 3.270.000 seguidores, mientras que las cocinas más VIP de la televisión abrieron sus puertas este 2017 ante un 18.9% y 2.534.000.

Como diría Ana Pastor en El objetivo, "estos son los datos, tuyas las conclusiones".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?